La diputada nacional Soledad Carrizo, que presentó el proyecto para terminar con los mandatos de reelección indefinida de los sindicatos en exclusiva con Perfil Córdoba. La respuesta a Barrionuevo y Daniele, y qué espera del PJ en el Congreso.

Agitó la semana de la agenda política con el proyecto de su autoría que espera vuelva a ser tratado en comisión de Diputados este año. Dice que no es contra los gremios sino a favor de las bases y los trabajadores; y señala, además, que “hay que aprovechar la crisis de representatividad que tienen los sindicatos en la Argentina”. Por qué niega una persecución a los gremialistas y qué posibilidad existe que el proyecto para terminar con la reelección indefinida en los sindicatos se debata este año, mismo período en el que se agita la Reforma Laboral.

Soledad Carrizo, la diputada de extracción radical y referente de Cambiemos en Córdoba, en exclusiva con PERFIL CORDOBA detalla su proyecto y le responde a Luis Barrionuevo, el líder gastronómico que en la semana dijo: “(Raúl) Alfonsín y (Fernando) De la Rúa quisieron ir contra los gremios y no terminaron sus mandatos”.

¿Por qué se reflota este proyecto este año?

Creo que ahora tiene más vigencia que nunca por la realidad que nos está golpeando. A través de las decisiones judiciales que tienen a sectores o gente ligada a los sindicatos con algunos procesos rindiendo cuentas en la Justicia. Todos los días levantamos una noticia y hay cosas que durante muchos años pasaron desapercibidas o con un gobierno que a lo mejor miraba para otro lado y que no le interesaba acompañar los procesos investigativos para esclarecer estas cuestiones.

Cuando habla de “un gobierno que miraba para otro lado”. ¿Se refiere a un gobierno cómplice?

Cuando no hacés algo, o lo omitís, lo que estás haciendo es dejarlo pasar. La verdad que esto toma mayor relevancia porque la sociedad y la gente tienen el deseo que podamos dar muchas discusiones en torno a esto. Poner fin a los mandatos perpetuos, hablar de las declaraciones juradas que deben ser públicas y muchas ideas que no se pudieron tratar en la Comisión de Trabajo. Tal vez por la presencia de mayoría de diputados de extracción gremial que pueden haber frenado el tratamiento; pero este año, cuando se conforme nuevamente la comisión esperamos poner en agenda un tema que es de la sociedad. No es de Soledad Carrizo, es de la sociedad que hoy está pidiendo un sindicalismo que dé respuestas y señales de reconciliación con la gente.

¿Qué papel cree que jugará el peronismo en el Congreso con su proyecto?

El PJ de por sí tiene un arraigo identificado con la defensa de los trabajadores y los sindicatos. No obstante eso, uno ve en el Congreso la diversidad que hay de pensamiento y la representación de distintos peronismos, que cuando la sociedad interpela entienden que esto no va en contra de los trabajadores ni de los sindicatos. Sino, todo lo contrario. Viene a fortalecer a aquellos sindicatos que hoy se ven débiles en su representatividad y que a la hora de las negociaciones reflejen el pedido de las bases y no de un caudillo que venga gobernando hace 30 años.

¿Cómo tomó lo que dijo Barrionuevo?

Ante estas declaraciones que son propias de la conducta de esta gente, le contestamos con tranquilidad. Sólo hay que decirle que la sociedad ya eligió un sistema democrático para discutir y lo que no se logró con los albores de la democracia, cuando recién empezábamos a transitar ese sistema, debemos saldarlo hoy como cuentas pendientes que tiene la sociedad. Es lamentable, pero le contestamos con la tranquilidad de saber que hay una voz de la sociedad que exige eso y hay otros que se escudan en las amenazas.

Rubén Daniele, líder del Suoem dijo: “¿Quién es esta mujer para meterse en la vida democrática de los gremios?”

Le digo que soy simplemente una diputada nacional que escucha al pueblo y a los trabajadores, y que toma esa demanda para plasmarla en una herramienta más para poder lograr mecanismos que hagan un sistema sindical digno. Eso soy simplemente, y con orgullo.

¿Tiene miedo?

(Silencio). No. En la vida siempre hemos puesto las condiciones frente a cualquier otra cuestión que pueda aparecer. Hay muchos amigos que nos acompañan y se solidarizan, pero creo que hoy en la Argentina debemos estar a la altura de las circunstancias y discutir donde corresponde que es el Congreso. Estas crisis de representatividad que tiene el sindicalismo argentino hay que verlo como una oportunidad. Si fuera sindicalista tomaría las banderas ya y me pondría a trabajar punto por punto en lo que reclama la sociedad hoy.

Nota Perfil Córdoba