Hoy cumplimos una nueva jornada en el plenario de la Cámara de Diputados debatiendo, escuchando opiniones e intercambiando experiencias en torno al proyecto de despenalización del aborto. Para destacar, el respeto por las diferentes posturas y la diversidad de visiones es lo que hace que se valore nuestra democracia”, afirmó Soledad Carrizo.

 

“La vida es algo que me preocupa, y me preocupa tanto la vida de un niño por nacer como la de aquellas mujeres que la pierden entre prácticas clandestinas y abusivas sobre su cuerpo. Sin embargo mi rechazo a la despenalización del aborto reside en el hecho de que su permisión no conduciría jamás a solucionar o eliminar todas aquellas causas que hoy llevan a tantas mujeres a embarazos no deseados, y por ende a abortar; siendo entonces la propuesta inútil en orden a combatir los verdaderos flagelos que hoy viven muchas mujeres”, expresó  la diputada nacional dejando en claro su postura al respecto.

 

“Lo más preocupante es que el proyecto de ley no manifiesta una coherencia ni una solución satisfactoria en relación a sus fundamentos, en tanto no incorpora una mirada integral de la problemática del aborto, tal como adelanté, sino que sólo se dirige hacia el resultado final de una cadena de problemáticas mucho más complejas que deja desatendidas”, agregó.

 

“Esta claro que el aborto es el resultado de embarazos no deseados producidos en contextos de pobreza, marginalidad, violencia, deficiencias en la educación, pero no vemos dentro del proyecto de despenalización medidas que busquen revertir estas condiciones. Lamentablemente, la pretensión de despenalizar el aborto sólo habilita a interrumpir un resultado no deseado, pero al no solucionar ni atender estas problemáticas previas, no hay manera alguna de garantizar ni que los abortos vayan a disminuir ni que el contexto que provocó ese embarazo no vaya nuevamente a producir otro, alimentando una triste e inagotable cadena.  Y esto es lamentablemente un oscuro laberinto que la despenalización del aborto no ayuda a iluminar”, concluyó Carrizo.