POLÍTICA

EL KIRCHNERISMO SUMÓ VOTOS DEL PJ Y LA IZQUIERDA PARA IMPEDIR QUE EXPULSEN A DE VIDO DEL CONGRESO

Julio De Vido seguirá ocupando su banca de diputado. El Gobierno, con sus ocasionales aliados Sergio Massa y Margarita Stolbizer, no obtuvieron los dos tercios necesarios para poder echar al ex ministro de Planificación de Cristina y Néstor Kirchnerprocesado en cinco causas e imputado en otras 26 por delitos de corrupción.

A las 21.40 se consumó la votación que hirió de muerte al proyecto impulsado por Elisa Carrió y otros legisladores para echar a De Vido por “indignidad moral”, en los términos del artículo 66 de la Constitución. El debate se extendió durante casi 9 horas. El entusiasmo con el que el oficialismo inició la sesión se apagó cuando la matemática se impuso. Los 138 votos a favor de la iniciativa del bloque de Cambiemos, el Frente Renovador, el FAP (GEN, socialismo y Libres del Sur) y parte del bloque Justicialista de Diego Bossio, no fueron suficientes para conseguir los dos tercios necesarios. Le faltaron 18 votos. El Frente para la Victoria blindó a De Vido con casi todos sus integrantes y de ex aliados, como el Movimiento Evita, el Frente Cívico de Santiago del Estero, peronistas provinciales (de La Rioja, Mendoza, Jujuy, Catamarca) y del sector de los Rodríguez Saá, además de tres de los cuatro de izquierda. Con 95 votos en contra y tres abstenciones, quedó herido de muerte el proyecto del oficialismo.

Se abstuvieron los diputados Juan Carlos Giordano (FIT), Sergio Ziliotto (peronista pampeano) y, sorpresivamente, Silvina Frana, del FpV. Las 20 ausencias también jugaron su papel. Las más ruidosas fueron las de Marco Lavagna y la de Facundo Moyano, del massismo. También faltaron los ex K misioneros Maurice Closs, Silvia Risko y Jorge Franco, del Frente de la Concordia, además de peronistas de distintas vertientes: los kirchneristas Luis María Bardeggia (Río Negro) y Daniel Di Stéfano (FpV de Misiones), Verónica Couly, Gustavo Fernández Mendía (La Pampa), Oscar Macías y Carlos Rubin (Corrientes), Gustavo Martínez Campos, Oscar Martínez (ex aliado K fueguino), María Florencia Peñaloza (aliada de Massa en San Juan), Alberto Roberti, Guillermo Snopek y Oscar Romero (bloque Justicialista) y Jorge Taboada (Chubut), además de Josefina González (FpV-Santa Fe, con problemas de salud) y Graciela Caselles (bloquista de San Juan).

En un anticipo de lo que sería una sesión enrarecida, los diputados debieron ingresar al Congreso por el acceso de Combate de los Pozos, ya que el ingreso principal por Rivadavia estaba bloqueado por trabajadores despedidos de Pepsico.

Una de las espadas legislativas y judiciales del Gobierno Pablo Tonelli, fue el encargado de explicar los motivos del oficialismo para pedir la expulsión. “Desde nuestro punta de vista la causa para la exclusión de De Vido es la indignidad, es el responsable político de grandes desaguisados cometidos desde el Ministerio de Planificación, que han causado enormes perjuicios al Estado y a los argentinos”, desarrolló Tonelli, y aseguró que la situación tiene su correlato “en las causas penales: está involucrado más de 100 causas, imputado en 26 y procesado en cinco”.

Las estrellas excluyentes de un debate con discursos encendidos fueron el propio De Vido y su denunciante número 1: Elisa Carrió. “Buscan destituirme y destruirme en lo personal y eso no lo van a lograr”, sentenció el ex ministro de Planificación, antes de recibir el abrazo de sus compañeros de banca y de abandonar el recinto en el momento preciso en que la jefa de la Coalición Cívica tomó la palabra. De Vido regresó a la Cámara para evitar su voto en contra.

“Yo acuso y pido la exclusión del señor De Vido por infame traidor a la Patria”, bramó la candidata del oficialismo en la Ciudad. Cerca del cierre, el radical mendocino Luis Petri sostuvo que tener a Julio De Vido votando las leyes contra la corrupción es como tener al jefe del Cartel de Medellín Pablo Escobar votando leyes contra el narcotráfico”.

El nombre de Cristina Kirchner tampoco estuvo ausente. El jefe del interbloque de Cambiemos, Mario Negri la mencionó en el cierre, cuando recordó que la ex presidenta impulsó la destitución de Luis Barrionuevo del Senado, en 2003, sin éxito. En el remate de su discurso, el radical cordobés dijo que no importa si no alcanzamos el objetivo de la exclusión, lo que debemos hacer es convocar a todos a sembrar valores y protegerlos” y señaló que “no se trata de ganar o perder, hay que tratar de ser o no ser, no solamente parecer”.

Antes, el jefe del FpV, Héctor Recalde, rechazó la interpretación que hizo el oficialismo del artículo 66: “La inhabilidad moral debe ser sobreviniente a la incorporación del diputado, y no es el caso”. El kirchnerismo convirtió su defensa a De Vido en cuestionamientos contra la administración de Mauricio Macri y reflotó las denuncias contra el Presidente.

Diana Conti, vocera del dictamen de rechazo a la exclusión de De Vido, tildó el proyecto de “inconstitucional” y sostuvo que el Estado argentino podría ser denunciado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por violar tratados internacionales, si deja fuera de la Cámara al ex ministro K. En CLARÍN se menciona y se reflejan expresiones de los diputados nacionales, Luis Petri y Mario Negri.

CLARÍN /

EL KIRCHNERISMO Y ALIADOS DEL PJ SALVARON A DE VIDO DE LA EXPULSIÓN

Julio De Vido, el otrora poderoso ministro de Planificación del gobierno kirchnerista, procesado en cinco causas judiciales e imputado en otras 26, permanecerá firme en su banca como diputado nacional del Frente para la Victoria.

Tras nueve horas de encendido debate en la Cámara de Diputados, fracasó ayer el intento de expulsar al actual diputado kirchnerista por indignidad moral, una jugada política que impulsaron, en conjunto, el oficialismo, el Frente Renovador, el Frente Progresista y un puñado de diputados peronistas.

Reunieron en total 138 votos. Para alcanzar los dos tercios que exige la Constitución Nacional les faltaron 20 votos. Hubo 3 abstenciones y 20 se ausentaron en el momento de votar.

El kirchnerismo, aliado a otros bloques, reunió 95 votos. Entre ellos se contaron los puntanos de Compromiso Federal; el Frente Cívico por Santiago; 3 diputados de izquierda, el Movimiento Evita (que responde a Florencio Randazzo) y un sector del bloque Justicialista. Todos ellos se exhibieron como un núcleo duro e infranqueable que, al finalizar la sesión, festejaron con una ovación. Varios diputados se arremolinaron alrededor de la banca de De Vido para felicitarlo.

“Conmigo no lo van a lograr, desde el lugar en el que tenga que estar, seguiré batallando en contra de este programa neoliberal que lleva al hambre y la miseria al pueblo argentino”, se había defendido De Vido durante su discurso en el recinto.

No nos importa hoy si alcanzamos el objetivo de la exclusión -enfatizó, en el discurso de cierre, el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri-. Lo que tenemos que hacer hoyes sembrar valores y protegerlos; no se trata de ganar o perder, hay que tratar de ser o no ser, no solo parecer; tenemos que evitar esa sensación de que el Parlamento es la válvula de escape de las conductas de los ciudadanos“.

El oficialismo impulsó la expulsión de De Vido por “indignidad moral” amparado en el artículo 66 de la Constitución Nacional, que confiere a ambas cámaras del Congreso facultades disciplinarias hacia alguno de sus miembros cuando éste incurre en una conducta impropia. Estas facultades van desde la remoción hasta la exclusión del cuerpo. Tanto los oficialistas como la bancada que conduce Sergio Massa alegaron que el prontuario del ex ministro kirchnerista, con cinco procesamientos a cuestas (uno de ellos, referido a la causa sobre la tragedia ferroviaria de Once, con elevación a juicio oral), es por demás contundente como para separarlo de la Cámara de Diputados.

“De Vido es indigno porque es el responsable de grandes desaguisados desde el Ministerio de Planificación que causaron enorme perjuicio al Estado y a los argentinos. Esto tiene su correlato en las causas penales en las que está involucrado: está denunciado en más de cien causas, imputado en 26 y procesado en cinco”, argumentó, en el arranque de la sesión, el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli (Cambiemos).

El kirchnerismo denunció que la intención de expulsar a De Vido de la Cámara es inconstitucional ya que no pesa sobre él ninguna condena judicial. Y acusó al oficialismo y al Frente Renovador de buscar rédito electoral con esta embestida. “No se puede permitir que un legislador votado por el pueblo sea expulsado porque se considera, al año y medio de ser legislador y en plena campaña, que ahora lo quieren «chivar expiatoriamente» por su gestión como ministro”, enfatizó la kirchnerista Diana Conti. “No es De Vido quien le saca honorabilidad a esta Cámara, son ustedes”, acusó al oficialismo.

“Tiene que ser la Justicia la que debe juzgar y dar sentencia, y sólo entonces la Cámara debe actuar”, sostuvo la diputada Ivana Bianchi, presidenta del bloque puntano Compromiso Federal, socio político del kirchnerismo. Otro aliado, Remo Carlotto (Movimiento Evita), advirtió el antecedente que podría crear la expulsión de De Vido “en manos de mayorías circunstanciales”, mientras que Alcira Argumedo (Proyecto Sur) enfatizó: “Soy crítica del kirchnerismo y no soy defensora del diputado De Vido, pero no voy a aceptar esta decisión discrecional y esta parafernalia electoralista recomendada por Durán Barba”.

Los impulsores de la expulsión de De Vido se cansaron de repetir que el proceso es constitucional. “En su historia parlamentaria, esta Cámara excluyó a 13 diputados. En ningún caso hubo sentencia penal previa”, recordó Tonelli.

“Esta Cámara ejerce la facultad constitucional que le concede el artículo 66 para evaluar el mérito de la situación procesal de De Vido. Este diputado agravia al cuerpo y escandaliza al pueblo”, enfatizó Mónica Litza (Frente Renovador).

Sobre el final, y en uno de los discursos más encendidos, la diputada Silvia Lospennato arremetió contra los diputados no kirchneristas que apoyaron ayer a De Vido. “A los diputados de izquierda les pregunto: ¿qué les pasó? Ustedes reclamaban por la injusta muerte de Mariano Ferreira, ustedes denunciaron la sociedad entre De Vido, (José) Pedraza y los hermanos Cirigliano, ¿Qué les pasó que ahora le defienden sus fueros?”, espetó. En LA NACIÓN se menciona y se reflejan expresiones del diputado nacional, Mario Negri.

LA NACIÓN  /

OBEDIENCIA  DE  VIDO: NO  A  SU  EXPULSIÓN  EN  DIPUTADOS

Una porción del peronismo, la inmolada izquierda, santiagueños que responden al matrimonio Zamora, misioneros silvestres y, por supuesto, la férrea orden de Cristina de Kirchner para el bloque del Frente para la Victoria lograron ayer que el oficialismo perdiera la votación para expulsar de la cámara de Diputados por “indignidad” moral al ex ministro de Planificación de la era K, Julio De Vido.
Después de más de nueve horas de un debate que comenzó al mediodía, el tablero marcó 138 votos a favor de la exclusión de De Vido, 95 rechazos y tres abstenciones. Detalle: con el pleno del recinto presente (257 legisladores) Cambiemos también hubiese perdido, ya que con 86 votos el FpV desactivaba cualquier intención de llegar a dos tercios.
Las abstenciones fueron de Juan Carlos Giordano (Izquierda Socialista), la santafesina Silvina Frana, del Frente para la Victoria, y Sergio Ziliotto, del bloque Justicialista que responde al gobernador pampeano Carlos Verna. El massismo no cumplió del todo con su palabra: Facundo Moyano y Marco Lavagna estuvieron ausentes. En contra de la expulsión lo hizo el ex renovador, actual randazzista y pata de la CGT, Héctor Daer.

Bajo este panorama, el “pingüino” de los gabinetes de Néstor y de Cristina de Kirchner continuará en el bloque FpV, que ahora espera ansioso las elecciones y una probable llegada de la ex presidente al Senado -por minoría o mayoría, según marcan encuestas- para empujar un default político. Mientras tanto, De Vido continuará con su colección de causas y procesamientos.
“Esto no es electoral para mí, yo recé durante años que al corrupto, al más corrupto de la historia de este país llamado De Vido, y Néstor Kirchner, que Dios lo tenga en su gloria… yo esperaba este momento para denunciar este saqueo”, disparó la miembro fundacional y fundamental de Cambiemos, Elisa Carrió, al defender el dictamen basado en su proyecto para echar al diputado. También pidió echar al ex funcionario “por infame y traidor a la patria en los términos del artículo 36 de la Constitución Nacional”.
Carrió fue más allá y destacó: “Había una época en la política en la que padres de algunos que están acá eran peronistas decentes, yo los conocí. Lamento que algunos estén votando la protección de De Vido, lo lamento de corazón”.
Antes de “Lilita”, la acusadora, habló De Vido, el acusado. “Soy responsable de todo lo que hicimos en estos años, con los presidentes que me designaron, con los gobernadores e intendentes que me acompañaron y con muchos de ustedes. Ése es el motivo por el cual fui votado para representar a los vecinos de la provincia de Buenos Aires”, remarcó De Vido.
Según el diputado K, las denuncias llevadas a la justicia tienen “la misma liviandad con la que se discutió el encuadre legal” su “destitución”, procedimiento ” nulo, vacío inconsistente, arbitrario y revanchista (…) violentando la Constitución”.
Desde el PRO, el titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli, dejó en claro que “no hay duda de que en la tragedia de Once murieron 51 personas y hubo 700 heridos; no cabe duda de que los trenes importados desde España y Portugal son chatarra y no sirven para nada; no hay duda que desde el ministerio de Planificación Federal se pagaron rutas a Lázaro Báez que nunca construyó; no tenemos la menor duda de que se pagaron enormes sobreprecios al importar fueloil desde Venezuela”.
Tonelli recordó De Vido comandó “un equipo de secretarios y subsecretarios que hoy están todos imputados, procesados, condenados e incluso presos. En tanto, desde el massismo, Juan Brügge defendió la “potestad” que tenía la cámara para expulsar al diputado y agregó: “No podemos hablar de persecución política, los jueces que lo investigan existían antes de que asumiera el cargo, no fueron designados con esa finalidad”, afirmó Brügge.
Después de las 21, y con los números ya inclinados a favor del legislador kirchnerista, el titular del interbloque de Cambiemos, Mario Negri (UCR-Córdoba) apuntó: “Durante 12 años pasaron 145.000 millones de dólares, equivalentes a 12 años de exportación de Argentina a Brasil; al 30% del PBI de la Argentina de hoy. Quizá ahí encontremos algunas de las explicaciones“. En ÁMBITO FINANCIERO se menciona y se reflejan expresiones del diputado nacional, Mario Negri.

ÁMBITO FINANCIERO  /

DERROTA DEL OFICIALISMO EN DIPUTADOS: DE VIDO EVITÓ SU EXPULSIÓN POR 20 VOTOS 

Hubo ausencias notorias en el Frente Renovador y el FPV-PJ

El Gobierno no consiguió expulsar a Julio De Vido de la Cámara de Diputados. Tras casi nueve horas de sesión, le faltaron 20 votos para lograr los dos tercios de los presentes que exige la Constitución para excluir a un legislador del Congreso. Aun así, intentará capitalizar políticamente el resultado, señalando a quienes votaron en contra de la exclusión. El diputado, que se defendió en el recinto, aseguró ser “víctima de un plan sistemático de marketing”. Al terminar la votación, algunos de sus compañeros se acercaron a saludarlo, pero no hubo grandes festejos.
El proyecto de exclusión sumó 138 votos a favor, con apoyo masivo de Cambiemos, el Frente Renovador, el interbloque Progresistas, el Movimiento Popular Neuquino y un puñado de respaldos del Bloque Justicialista.
Quienes sostuvieron a De Vido sumaron 95 voluntades (nueve más que las necesarias en un escenario de asistencia perfecta en la Cámara) entre el PJ-Frente para la Victoria (PJ-FpV), el Frente Cívico por Santiago, el Movimiento Evita, Compromiso Federal, el Frente de Izquierda, bloques provinciales y algunos integrantes del bloque Justicialista.
Esa bancada, referenciada en los gobernadores peronistas no kirchneristas, se partió en cuatro a la hora de votar: de sus 17 integrantes, cuatro apoyaron la exclusión (Diego Bossio entre ellos), cinco la rechazaron, uno se abstuvo y siete se ausentaron, incluyendo al presidente de la bancada, Oscar Romero.
Las abstenciones fueron solamente tres: Juan Carlos Giordano, del Frente de Izquierda; Sergio Ziliotto, del bloque Justicialista, y Silvia Frana, del PJ-FpV, que sorprendió a sus compañeros de bloque. Los ausentes fueron 20. Además de los siete justicialistas, faltaron tres del PJFpV, tres del Frente Renovador (incluidos Facundo Moyano y Marco Lavagna), los tres misioneros y otro puñado de legisladores de bloques provinciales.
De Vido, que no había participado del debate en comisiones por su situación, votó en contra de su exclusión y se defendió en el recinto. El ex ministro denunció un “plan sistemático de marketing escrito con precisión en muchos libros del asesor extranjero del presidente (Mauricio) Macri”, Jaime Durán Barba. Y aseguró que siempre actuó “de la mano de la ley”. “Conmigo no lo van a lograr, desde el lugar en el que tenga que estar, seguiré batallando en contra de este programa neoliberal”, advirtió.
Inmediatamente después de él habló la diputada que diseñó la estrategia para expulsarlo del Congreso, Elisa Carrió, quien redobló la apuesta y lo acusó por “infame traidor a la Patria”. Sumó agitación a un clima caldeado, tras otro episodio de represión contra los trabajadores de Pepsico afuera del Congreso y luego de un áspero cruce entre Cambiemos y el massismo, que acusó al Gobierno de espionaje (de lo que se informa aparte).
También por el oficialismo, el presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli, advirtió que “el principio de inocencia no es absoluto”, al argumentar que De Vido debería ser expulsado aun sin haber sido condenado.
Uno de los triunviros de la CGT, Héctor Daer, avisó que si la Justicia pide el desafuero del ex ministro, él lo votará, pero consideró que “las mayorías circunstanciales no alcanzan para justificar la exclusión porque con ese criterio somos pasibles de exclusión cualquiera de los presentes”. “Es antidemocrático y contradice el voto popular”, señaló.
Margarita Stolbizer, socia electoral de Sergio Massa, repartió críticas. “De Vido debe ser excluido, pero el oficialismo vino a perder la votación para montar un show electoral”, señaló, anticipando el resultado.

EL CRONISTA /

UN MONTAJE MEDIÁTICO COMO PREMIO CONSUELO
Cambiemos no logró expulsar a De Vido del Congreso, pero desvió la atención de la situación económica a la corrupción
Pese a la presión de la Casa Rosada, el macrismo, el massismo y otros aliados consiguieron sumar 138 votos, 20 menos que los necesarios. El FpV-PJ, el Movimiento Evita, el Frente Cívico Santiagueño, el FIT y Proyecto Sur votaron en contra.
Durante más de diez horas los diputados discutieron sobre la exclusión de De Vido de la Cámara baja.
El interbloque Cambiemos y sus aliados del massismo fracasaron en su intento de “excluir” al diputado del FpV-PJ Julio De Vido de la Cámara baja. La propuesta empujada desde el Gobierno nacional cosechó 138 votos a favor, 20 menos que los dos tercios necesarios entre los 237 diputados presentes en la sesión. Los 95 votos en contra de la expulsión del ex ministro de Planificación –que el oficialismo conocía de antemano–, se habían transformado en un escollo difícil de sortear pese a las presiones sobre gobernadores y legisladores que se ejercieron incluso desde la Casa Rosada. La certeza de la derrota hizo que el macrismo finalmente desistiera de su amenaza de no permitir abstenciones, de las que hubo solo tres y que lejos quedaron de modificar el final anunciado. De todas maneras, el oficialismo no salió insatisfecho: transformó a lo largo de casi diez horas al recinto de la Cámara de Diputados en un escenario electoral retransmitido en vivo en todos los canales de noticias, con la idea de mostrarse como los abanderados de la lucha anticorrupción. El montaje electoral de ayer no resultó gratis para Cambiemos. Por casi dos horas tuvo que resistir los embates de todos los bloques opositores, y hasta de sus aliados del massismo, que reclamaron que se incorporen al temario otros temas. El FIT propuso declarar la emergencia laboral para frenar los despidos, iniciativa que hizo propia el FpV-PJ, además de limitar el endeudamiento externo, entre otros temas. El oficialismo logró rechazar todos, porque los votos opositores no alcanzaron los dos tercios para incorporarlo a la sesión especial que solo incluye la agenda propia.
Acompañaron a Cambiemos en la derrota, el interbloque massista y sus aliados como el GEN, Libres del Sur y los neuquinos del MPN, el socialismo el bloque de Darío Giustozzi, algunos del Bloque Justicialista como los salteños que responden al gobernador Juan Manuel Urtubey y el ex titular de la Anses, Diego Bossio, y otros monobloques.
De la vereda de enfrente estuvieron el FpV-PJ y sus aliados, el PpV-Movimiento Evita, los santiagueños del Frente Cívico, el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), Proyecto Sur, entre bloques más pequeños. Las abstenciones fueron de Juan Carlos Giordano (FIT-IS), el peronista pampeano Sergio Ziliotto, del BJ, y la santafesina Silvina Frana del FpV-PJ. Los misioneros del Frente de la Concordia figuraron entre los 20 ausentes de la sesión.
Dictámenes
El macrista Pablo Tonelli, que llevó adelante el proceso sumario contra De Vido en la comisión de Asuntos Constitucionales, fue el miembro informante del dictamen de mayoría. “Es el responsable político de los grandes desaguisados cometidos desde el Ministerio de Planificación; de los grandes errores, por llamarlos de una manera alegre, que han causado enormes perjuicios al Estado y a los argentinos”, sostuvo. “Inclusive, estas malas decisiones tienen su correlato en las causas penales en las que está involucrado”, continuó Tonelli y cuantificó las causas contra el ex ministro: “está denunciado más de 100 veces, imputado en 26 causas y procesado en cinco”.
El diputado macrista defendió la “exclusión” de De Vido “por indignidad moral” y afirmó que se trata de “una facultad disciplinaria que le otorga a la Cámara la Constitución”, además de sostener que el ex ministro “atentó contra el Estado democrático”. “La responsabilidad penal la están juzgando los jueces, es otro poder. Nosotros tenemos que juzgar la responsabilidad política y no tenemos duda alguna de la responsabilidad política”, insistió Tonelli.
La réplica llegó a través de la diputada kirchnerista Diana Conti, quien sostuvo que la exclusión de De Vido “es absolutamente inconstitucional y violatoria de las pautas internacionales en materia de derechos humanos y políticos”. “No se permite que un legislador votado por el pueblo sea expulsado porque se considera al año y medio de ser legislador y en plena campaña que ahora lo quieren ‘chivar expiatoriamente’ por su gestión como ministro”, siguió Conti y calificó la iniciativa como “un acto reaccionario y fascista”.
“Los procesos en trámite que soporta el legislador sobre el que nos referimos son todos referidos a su gestión como ministro”, volvió Conti para insistir en que los motivos disciplinarios deben ser “sobrevinientes”, es decir sobre su labor como diputado y no anteriores. Luego vinculó la embestida oficialista con la campaña electoral. “Como el juez no hizo lugar (al pedido de desafuero), les salió mal la jugada, y lamentablemente son algunos legisladores que están haciendo el trabajo sucio que algunos sectores necesitan para ver si ganan algún voto más. Y como esa es la única verdad, no es De Vido el que le saca honorabilidad a esta Cámara: son ustedes”, esgrimió Conti dirigiéndose a la bancada oficialista.
El massismo arrancó la defensa de su propio dictamen confrontando con el kirchnerismo. “Proponemos excluirlo por su manifiesta indignidad moral, en virtud de lo expresado en el artículo 66”, sentenció el delasotista Juan Brugge. “La honorabilidad de este cuerpo hace al decoro parlamentario, y el decoro parlamentario no está dado por la opinión nuestra, está dado por la opinión del pueblo y el pueblo quiere tener representantes que realmente los representen, no representantes que estén cuestionados ante la Justicia”, concluyó.
“El proceso contra De Vido reviste una enorme gravedad institucional”, sostuvo el diputado del Movimiento Evita, Remo Carlotto. “No había ninguna justificación para poner (el tema) en agenda ahora”, insistió Carlotto, que calificó de “muy pobre” el dictamen del oficialismo y señaló que en la comisión de Asuntos Constitucionales “se vertieron conceptos políticos, prácticamente de actitudes de revancha”. Fue una referencia a la amenaza que Carrió reconoció como propia en el recinto, cuando soltó “el próximo sos vos” dirigiéndose al diputado del FpV-PJ y ex ministro de Economía, Axel Kicillof. Carlotto se refirió luego sobre el principio de la presunción de inocencia. “Me sorprendería que nosotros afirmemos como hechos concretos lo que la justicia todavía no tomó como condena firme”. Después recordó que Tonelli esgrimió “efusivamente” este argumento en contra del rechazo del diputado Luis Abelardo Patti por crímenes de lesa humanidad.
Defensa propia
“Conmigo no lo van a lograr, desde el lugar en el que tenga que estar seguiré batallando en contra de este programa neoliberal que lleva al hambre y la miseria al pueblo argentino”, argumentó el propio De Vido al hacer uso de la palabra. “No vengo a ejercer el derecho de mi defensa porque no hallo legitimidad en el método que utilizaron para imputarme, dado que es violatorio como explicó muy bien la diputada Conti y también Carlotto”, sostuvo. “Soy el blanco de un plan sistemático de marketing escrito con precisión en muchos libros del asesor extranjero (Jaime Durán Barba) del presidente Macri donde el enemigo tiene que ser destruido, desmoralizado, aniquilado, hasta llevarlo a terminar incluso con su propia vida; lo que leo es textual de ‘El arte de ganar’”, insistió antes de agregar que siempre actuó “de la mano de la ley” y afirmar que nunca se amparó en los fueros.
En un extenso descargo leído, De Vido repasó todas las tareas que abordó como ministro como las estatizaciones de Aysa, Aerolíneas Argentinas, YPF y el Correo Argentino, donde volvió a cargar contra Macri: “vino para destruir, para desmantelar, para desarticular nuestra tarea de 12 años de gobierno. Por eso molesto, porque hay que sacar del medio a Julio De Vido, por todo lo que sé, por todo lo que hicimos y les he reseñado, por eso el armado de causa en mi contra”, concluyó.
Dardos recíprocos
Carrió tomó la palabra para responderle a De Vido. La diputada repasó todas las denuncias que realizó contra el ex ministro y reclamó su exclusión “por infame traidor a la patria”. La chaqueña admitió en el recinto que no alcanzarían los dos tercios y atacó a los diputados de izquierda por no plegarse al oficialismo.
“De Vido ya fue, es bueno que en los procesos históricos primero se devele la verdad, quién es quién, y que cada nombre y apellido figure en todos los lugares”, dijo. “Esto no es electoral para mí, yo recé durante años que el más corrupto de la historia de este país, llamado De Vido y Néstor Kirchner, que Dios los tenga en su gloria, yo esperaba este momento para denunciar este saqueo, y gracias a Dios por darme esta oportunidad”, se congració antes de retirarse del recinto.
El socialismo y Libres del Sur se plegaron a la “exclusión” de De Vido en nombre del progresismo pero alineados con el massismo. Los puntanos que responden a los hermanos Rodríguez Saá no sucumbieron ante las presiones del oficialismo. Las diferencias dentro del Bloque Justicialista, referenciado en Bossio y Oscar Romero llevaron a que ninguno de sus integrantes hablara en el recinto.
“El intento de destitución por parte del gobierno macrista y sus aliados massistas forma parte de una maniobra política encubridora. En primer lugar, del ajuste en marcha. En segundo término, de la corruptela del oficialismo, cuyo entramado de negocios tiene una continuidad con el gobierno pasado. Y, finalmente, de la propia Justicia”, dijo Pablo López del FIT-PO, cuya bancada resistió toda la embestida oficialista para modificar su voto.
Con la suerte echada, el jefe del interbloque de Cambiemos, Mario Negri buscó minimizar la derrota: “No nos importa si alcanzamos el objetivo de la exclusión, lo que tenemos que hacer hoy es sembrar valores y protegerlos; no se trata de ganar o perder, hay que tratar de ser o no ser, no solo parecer”, dijo en tono de campaña. En PÁGINA 12 se menciona y se reflejan expresiones del diputado nacional, Mario Negri.

PÁGINA 12  /

DIPUTADOS RECHAZÓ LA EXPULSIÓN DE JULIO DE VIDO

La Cámara de Diputados rechazó hoy por 138 votos contra 95, y tres abstenciones, la expulsión del diputado Julio De Vido, al no alcanzarse el respaldo de los dos tercios de los miembros presentes del cuerpo, en una sesión especial donde hubo encendidos debates sobre las denuncias de corrupción en la obra pública durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

Si bien el oficialismo ganó la votación, no tuvo los dos tercios que se exigen en el artículo 66 de la Constitución Nacional para sancionar la conducta de un legislador, ya que le faltaron 20 votos para expulsar al ex funcionario K..  En una encendida sesión especial que se extendió por espacio de más de nueve horas, De Vido, quien como ministro entre 2003 y 2015 manejó la obra pública, la energía, las telecomunicaciones, la minería, la vivienda, los recursos hídricos y durante gran parte de esos años el transporte, enfrentó duros cuestionamientos y fue acusado de corrupto por legisladores oficialistas.

De todos modos, De Vido fue salvado de su exclusión con el respaldo de los legisladores del Frente para la Victoria y sus tres aliados, y otras bancadas escindidas del kirchnerismo como el Movimiento Evita, y los sindicalistas Omar Plaini y Héctor Daer. En este contexto también apoyaron al ex ministro K, el Frente Cívico de Santiago del Estero que responde a Gerardo Zamora, Compromiso Federal, que conducen los hermanos Rodríguez Saá, y media docena de diputados del bloque Justicialista.  También fue una sorpresa el voto favorable a De Vido de los diputados de izquierda, Pablo López, Natalia González y Soledad Sosa, y de Alcira Argumendo de Proyecto Sur, en tanto que se abstuvieron Juan Carlos Giordano, Natalia González y la justicialista Silvina Frana.

En tanto, el oficialismo, con 86 bancas, contó con el respaldo del Frente Renovador, que aportó 33 de sus 37 votos, del bloque justicialista, y varios legisladores de monobloques como el puntano Claudio Poggi, el salteño Alfredo Olmedo y tres ex massistas.La sesión especial comenzó poco antes del mediodía, pero el debate de la expulsión de De Vido dos horas después, debido a que en el primer tramo se plantearon cuestiones de privilegio y un contrapunto entre la macrista Silvia Lospenatto y la massista Graciela Camaño.

Uno de los momentos más álgidos fue cuando De Vido ejerció su defensa al afirmar que “no le doy legitimidad a quienes me imputan, ni al método que es claramente violatorio del artículo 66 de la Constitución”.  “Soy el blanco de un plan sistemático de marketing, escrito con precisión en muchos libros de los asesores extranjeros del presidente Macri, donde el enemigo tiene que ser destruido, desmoralizado, aniquilado, hasta llevarlo a terminar incluso con su propia vida. Léanlo, es así de morboso y así de tristemente cierto”.

Subrayó además que “buscan destituirme y destruirme en lo personal con ataques arteros sobre mis acciones como ministro. Sepan que la forma en que están siendo planteados y llevados a la justicia esos temas tienen la misma liviandad con la que se discutió, en estos días, ante la comisión de Asuntos Constitucionales, el encuadre legal de mi destitución”.

Una de las más duras contra De Vido fue la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, quien reclamó hoy la expulsión de Julio De Vido de la Cámara de Diputados por “infame traidor a la Patria en los términos del artículo 36 de la Constitución Nacional” y dijo que en el 2003, “cuando se le entregaron los plenos poderes, empezó la matriz del saqueo de la Nación”.

Tras recordar que en la reforma de la Constitución de 1994 “se incluyó a la corrupción como atentado al orden democrático cuando conlleva enriquecimiento ilícito, que los califica como infames traidores a la patria”.

En el cierre del debate, el presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, defendió la decisión de impulsar la expulsión de Julio De Vido, y señaló: “No importa si no alcanzamos el objetivo lo que tenemos que hacer es sembrar valores” y agrego que “es importante enfrentar la corrupción y la impunidad“.

Previamente, el debate fue abierto por el titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli, quien aseguró hoy que el “honor de esta cámara exige que sea excluido Julio De Vido” porque “es indigno” de estar en ese cuerpo y por ser “el responsable de grandes desaguisados cometidos cuando estuvo a cargo del Ministerio de Planificación Federal, que causó enorme perjuicio al Estado y a los argentinos”.  En el cierre del debate, el jefe de la bancada del kirchnerismo Héctor Recalde, dijo: “No podemos modificar los tratados internacionales que exigen una condena firme” para separar un legislador del Congreso y acá “nos tiene que preocupar lo que está pasando en el país”. En BAE se menciona y reflejan expresiones del diputado nacional, Mario Negri.

BAE  /

EL OFICIALISMO NO PUDO EXPULSAR A DE VIDO
Después de un duro y extenso debate, el oficialismo, acompañado por el massismo y parte del Bloque Justicialista, fracasó anoche en la expulsión de la Cámara de Diputados de Julio De Vido, al no alcanzar en la votación la mayoría de dos tercios de los presentes, como lo establece la Constitución Nacional.
Los diputados de Cambiemos, del Frente Renovador, del GEN, Partido Socialista, Libres del Sur y parte del Bloque Justicialista sumaron 138 votos a favor de la exclusión, mientras que el Frente para la Victoria y sus aliados y el Peronismo para la Victoria reunieron 95 votos. Las abstenciones sumaron 3 votos, por lo que no se alcanzó la mayoría requerida.
Tras una sesión especial caliente que arrancó antes del mediodía, sobre las 21.40, el presidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó, llamó a votar el dictamen de la mayoría, con el resultado que implicó un duro revés para el macrismo y también para el frente liderado por Sergio Massa.
Las imputaciones En la apertura del debate, el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y miembro informante del oficialismo, Pablo Tonelli, defendió el pedido de exclusión del diputado kirchnerista, señalando que “se trata del ejercicio de la potestad disciplinaria que tiene la Cámara de Diputados y que deriva directamente del artículo 66 de la Constitución Nacional”. Relató que el ex ministro “está denunciado en más de cien causas, imputado en 26 y procesado en cinco. Son pocos delitos del Código Penal que quedan fuera de las imputaciones y acusaciones que se le han hecho”, agregó. Tonelli aclaró que no se juzga la responsabilidad penal de De Vido, “sino la responsabilidad política”, sobre la que dijo no tener dudas.
Mencionó en ese punto la tragedia de Once, donde murieron 51 personas, la compra de trenes “chatarra” a España y Portugal, el pago de rutas a Lázaro Báez “que nunca construyó” y el pago con sobreprecios por la importación de fueloil.
Desde el oficialismo, también argumentaron a favor de la expulsión de De Vido Silvia Lospennato, Elisa Carrió, Diego MestreEduardo CostaMaría Burgos, Héctor Baldassi y Luis Petri, entre otros, y cerró con una dura exposición el presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri.
No nos importa si alcanzamos el número”, se atajó el diputado radical en el cierre de los discursos, y agregó que se trató “casi de un juicio político” a De Vido y no de carácter penal. Las réplicas La vicepresidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Diana Conti, enhebró argumentos de rechazo al dictamen de mayoría, con basamento en las disposiciones de la Constitución Nacional.
En ese sentido, mencionó que el artículo 66 de la Carta Magna habla de sanciones a legisladores nacionales “por hechos sobrevinientes” al desempeño de sus funciones y que, en el caso de De Vido, todas las causas que pesan en su contra están referidas a su actuación como ministro de Planificación Federal.
Recordó que en marzo de 2003, cuando se planteó en el Senado la expulsión de Luis Barrionuevo, ella se pronunció por la suspensión del legislador, acusado por la quema de urnas en la provincia de Catamarca, porque no había una condena.
Desde el bloque del Peronismo para la Victoria, el diputado Remo Carlotto también planteó el rechazo a la expulsión del legislador kirchnerista, por el “principio de presunción de inocencia” que lo asiste como a cualquier ciudadano sin condena firme.
El cruce más fuerte Sorpresivamente pidió la palabra Julio De Vido, quien leyó un extenso escrito para defenderse y cargar contra el oficialismo, tras lo cual Monzó le dio la palabra a Elisa Carrió, que replicó con dureza al ex ministro. De Vido dijo ser “blanco de un plan sistemático de marketing” y sostuvo que los legisladores que promueven su exclusión tienen una “vergonzosa moralidad oportunista”.
Cuando negó que se haya amparado en los fueros, fue abucheado desde las bancas del oficialismo, pero siguió con su defensa. “Conmigo no lo van a lograr, desde el lugar en el que tenga que estar, seguiré batallando en contra de este programa neoliberal que lleva al hambre y la miseria al pueblo argentino”, retrucó, y fue aplaudido por sus pares del Frente para la Victoria.
Inmediatamente habló Carrió, quien celebró el debate sobre el ex ministro kirchnerista, para después descargar una fuerte argumentación a favor de la exclusión del diputado.
Lo responsabilizó por la tragedia de Once y mencionó que Repsol fue “liberada de toda deuda, toda responsabilidad penal”. En ese momento le advirtió al diputado Axel Kicillof: “El próximo sos vos, Kicillof”. En su cierre, dijo: “Yo acuso y pido la exclusión de De Vido por infame traidor a la patria en los términos del artículo 36 de la Constitución Nacional”.
Massitas Desde el massismo, la diputada Mónica Litza se pronunció por la exclusión de De Vido, enumerando las distintas causas judiciales que se le siguen al ex ministro.
“Cualquier ciudadano de a pie que cargue con cinco procesamientos enfrentaría una prisión preventiva”, fundamentó. También expuso Margarita Stolbizer, socia política de Sergio Massa en 1 País, quien además de cargar con dureza sobre De Vido dijo que estaba “escandalizada” por el episodio de espionaje expuesto por la diputada Lospennato (ver aparte). “Es de una gravedad enorme”, manifestó, y se quejó por el debate del tema en plena campaña electoral, en lugar de “plantear la discusión por la agenda social”. En CRÓNICA se menciona a los diputados nacionales, Diego MestreEduardo CostaLuis Petri, la diputada nacional,  María Burgos y se lo menciona y además se reflejan expresiones del diputado nacional, Mario Negri.

CRÓNICA  /

LA REMOCIÓN PODRÍA VOLVER A TRATARSE ESTE AÑO

El rechazo que recibió anoche el proyecto para expulsar del Congreso al ex ministro de Planificación Julio De Vido, podría no sentenciar la suerte del ex funcionario kirchnerista. En el oficialismo especulaban anoche con que, de ser necesario y ante un panorama más favorable, podrían volver a la carga con sus planes para remover al actual diputado por el Frente para la Victoria. Es que en la Constitución Nacional no existe ninguna restricción ni regulación que impida volver a iniciar un proceso similar. La CN contempla el mecanismo de remoción, sin restricciones. Por lo tanto, se podría volver a tratar incluso este año. Tal vez la próxima oportunidad de Cambiemos para plantear la salida de De Vido sea el año próximo, cuando después de las elecciones legislativas, la Cámara de Diputados tenga una nueva conformación. Hay algo que es seguro: el oficialismo no tendrá mayoría propia.

Elisa Carrió – Diputada CC: “Pido la exclusión de De Vido por infame y por traidor a la patria en los términos del artículo 36 de la Constitución Nacional”

Eduardo Costa – Diputado UCR: “La única víctima de las políticas y de la corrupción llevadas adelante por el gobierno kirchnerista fue el pueblo

Diana Conti – Diputada FPV: “Algunos legisladores están haciendo el trabajo sucio para ver si sacan un voto de más. No es De Vido quien le saca honorabilidad a esta Cámara, son ustedes mismos”

Pablo López – Diputado PO: “Los poderes de excepción que el Gobierno reclama ahora para expulsar a De Vido de la Cámara de Diputados serán usados contra los trabajadores y la oposición”

Leonardo Grosso – Diputado PPV: “Este es un grave precedente jurídico y se puede convertir en un mecanismo discrecional para resolver disputas políticas”

Margarita Stolbizer – Diputada GEN: “No compartimos la pretensión de que el sufragio redima ilícitos y delitos. Pesa sobre De Vido un elevadísimo número de causas en donde está imputado y procesado”

Silvia Lospennato – Diputada PRO: “¿Quién dijo que el motivo de la exclusión tiene que ser una condena judicial? Es por un perfil ético”.

En LA NACIÓN se menciona y se reflejan expresiones del diputado nacional, Eduardo Costa

LA NACIÓN /

UN DUELO APARTE CON CARRIÓ Y ACUSACIONES DE ESPIONAJE POR UN CHAT INDISCRETO

Cuando todavía resonaban las palabras de Julio De Vido en el recinto, Elisa Carrió encendió el micrófono para responderle. El duelo no podía ser más atractivo, salvo por un detalle: el ex ministro ya había abandonado su banca. “Acuso y pido la exclusión del señor De Vido por infame traidor a la patria”, arremetió la diputada, en el final de un discurso cáustico.

Fue el momento más dramático de un debate cargado de declaraciones de guerra. Después de dos horas de discusiones, incluida una denuncia contra la diputada oficialista Silvia Lospennato por un supuesto espionaje sobre los correos electrónicos del Frente Renovador, llegó la hora de la verdad para De Vido, que rompió el silencio para defender su gestión. Durante 20 minutos, el ex funcionario tildó de “nulo” y “revanchista” el proceso de destitución, se calificó como una “víctima” de espionaje del oficialismo, denunció un “plan sistemático de marketing” del Gobierno para destruirlo y hasta llevarlo a “terminar con su propia vida”, y sostuvo que “jamás” se amparó en sus fueros para eludir las investigaciones judiciales.

La intervención incluyó también un párrafo que muchos diputados, oficialistas y opositores, interpretaron como una advertencia. “Soy responsable de todo lo que hicimos durante estos años, con los presidentes que me designaron, con los gobernadores e intendentes que me acompañaron, con muchos de mis colegas de gabinete y con muchos de ustedes”, dijo, repartiendo la carga.

Una alusión a Carrió le dio la posibilidad de pedir la palabra. Ella no desaprovechó la ocasión para hacer un repaso de sus habituales denuncias, como si hubiese nacido para ese instante. “Esto no es electoral para mí. Yo recé durante años que al más corrupto de la historia de este país llamado De Vido y Néstor Kirchner, que Dios lo tenga en su gloria, yo esperaba este momento para denunciar este saqueo. Y gracias a Dios de darme esta oportunidad”, dijo, saboreando cada palabra.

No hubo réplica. Pero el duelo ya se había convertido en el más taquillero de la sesión. Hasta el punto que opacó otras contiendas, incluidos otros embates de Carrió, que en su discurso le advirtió a Axel Kicillof que era su próximo objetivo, por su intervención en la expropiación de YPF. “Silencio, querida. Sos la socia de Rudy Ulloa”, le respondió a Juliana Di Tullio, que le gritaba desde su banca. La diputada kirchnerista le exigió después a Emilio Monzó, el presidente de la Cámara, que no permitiera agravios ni insultos.

El debate había empezado con otro cruce con ribetes de escándalo. La jefa del bloque del Frente Renovador, Graciela Camaño, criticó al oficialismo por no convocar a sesiones de tablas y pidió un apartamiento del reglamento para incluir en la sesión un conjunto de proyectos de su bancada, entre ellos, uno para eliminar el IVA en los productos de la canasta básica.

Antes de que se votara la moción, Lospennato denunció que había tomado conocimiento de un chat que circulaba en redes sociales en el que se indicaba a los diputados del Frente Renovador que intentaran sacar un rédito político de la sesión. “No vamos a acompañar esta maniobra de transformar el recinto en un eje de campaña. Vinimos a tratar la exclusión del diputado De Vido, no hacerle la campaña a Massa”, disparó. Se refería a un correo electrónico que, según confirmó después el Frente Renovador, el ex intendente de Tigre envió a un grupo de dirigentes de su confianza, a las 3 de la mañana de ayer. “Como se darán cuenta estoy desvelado. Pensando cómo carajo podemos transformar lo de hoy en algo que políticamente nos dé un lugar frente a la sociedad”, dice el texto.

A Lospennato se le vinieron todos encima. “Su presidente juró procesado por espía y lo recuerdo porque veo que usted espía chats”, arrancó Camaño. “Yo le pido presidente -continuó, hablándole a Monzó- que se haga cargo de mi teléfono y que lea todas las conversaciones que he tenido en el día de hoy, y me diga dónde en el teléfono está lo que acaba de decir la filibustera diputada Lospennato.” Enseguida se sumó Sandra Mendoza, que simuló confundírsela con Luisana Lopilato y dijo que la diputada “no es la Luisana linda”.

La macrista sintió el golpe. “Yo empecé hablando de que está circulando en las redes un chat, no dije que el chat fuera verdadero ni dije de quién era el chat”, aclaró. Ya era tarde. Horas después, rodeado de cámaras, Massa denunció: “Yo sufrí la violación de la intimidad en 2013, con un agente de inteligencia entrando a mi casa. Ahora no me entraron a mi casa, me entraron a mi correo electrónico”.

LA NACIÓN  /

EL GOBIERNO USARÁ EL RESULTADO DE LA SESIÓN EN LA CAMPAÑA

En la jornada de mayor tensión entre el oficialismo y el kirchnerismo, el gobierno de Mauricio Macri siguió muy de cerca la sesión parlamentaria de ayer por la expulsión del diputado y ex ministro de Planificación Julio De Vido de la Cámara baja. Los candidatos de Cambiemos tomarán de aquí en más esta votación para marcar en blanco sobre negro durante la campaña rumbo a las PASO del 13 de agosto: quiénes son los que están a favor y en contra de la impunidad.

“Estamos a 18 días de las elecciones y aquí se van a ver con claridad quiénes sostienen a De Vido que está involucrado en 135 denuncias de corrupción”, dijo a LA NACIÓN un funcionario de acceso directo al jefe del Gabinete, Marcos Peña. “Esto es blanco contra negro, acá estás o no estás contra la corrupción”, reforzó uno de los principales funcionarios que rodean al Presidente.

El propio Peña se expresó en esos términos, en diálogo con Canal 7, de Neuquén: “Es muy valioso que se dé la discusión y que quede claro quiénes están protegiendo a De Vido y creen que debe seguir en la Cámara y quiénes no. Independientemente del resultado, es sano que exista ese debate y que continúen las causas en la Justicia”.

El mensaje es claro: el discurso electoral de Cambiemos será acusar al kirchnerismo y a la ex presidenta Cristina Kirchner, la candidata a senadora por Unidad Ciudadana, de convalidar la corrupción.

Macri viajó ayer a Tucumán, donde hizo sendos actos de campaña y mantuvo un contrapunto con el gobernador Juan Manzur, cercano al kirchnerismo. Luego regresó a Buenos Aires y se refugió en Olivos. “El Presidente está atento, aunque no está pendiente del tema; está con varias reuniones. Pero le parece importante poder mostrarle a la sociedad quién está a favor o en contra de la impunidad”, dijo un vocero.

El Gobierno considera que los candidatos de Cambiemos, especialmente en la provincia de Buenos Aires, podrán capitalizar el resultado de la sesión de la Cámara baja para fortalecer el discurso de combate contra la corrupción. Pero cerca de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, había una sensación agridulce. Las encuestas indican que la ex presidenta Cristina Kirchner sigue con una alta intención de voto y la expulsión de De Vido no le haría daño alguno. “Lo pueden meter preso a De Vido siete veces y el votante kirchnerista no va a cambiar su voto por eso”, dijo un asesor de Vidal.

Incluso, tampoco esta sesión podría diferenciar a Cambiemos del Frente Renovador. Ocurre que los dos frentes electorales impulsan la expulsión de De Vido de la Cámara, por lo cual esta sesión no podrá arrojar contrastes entre ambos.

Dentro del equipo de Vidal había cierta desazón porque la sesión en Diputados acaparó la atención de las transmisiones en vivo de los canales de noticias desde el Congreso, y dejó en un claro segundo plano el acto que la gobernadora encabezó ayer con sus candidatos en Lanús. El oficialismo había apostado fuerte a la repercusión de ese acto para sacar ventajas en el conurbano bonaerense. Todavía las encuestas en el oficialismo siguen dando una leve ventaja a Cristina Kirchner y la estrategia del Gobierno es concentrar la pelea voto a voto en el corazón del conurbano, bastión peronista.

Peña estaba al tanto de las alternativas en Diputados, pero también se ocupó de la campaña y la gestión. En el Ministerio del Interior estaba el centro de operaciones con el Congreso. El ministro Rogelio Frigerio y su viceministro, Sebastián García de Luca, tenían línea directa con el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. La operación parlamentaria por los votos, las presencias y las ausencias a la hora de la votación, sobre la noche, corrió por cuenta de Monzó y del jefe del bloque de Pro, Nicolás Massot.

“La sesión sirve como efecto político. Pero es muy difícil el éxito. Nunca, salvo excepciones, Cambiemos reunió los dos tercios de los votos de los presentes para una sesión”, decían en la cartera política.

Un dato relevante para Interior será visualizar el mapa de los votos, porque ellos darán cuenta de cómo se conforma la liga de gobernadores del PJ dentro del Congreso. Por ejemplo, el mandatario de San Juan, Sergio Uñac, quería la expulsión de De Vido, pero su antecesor y diputado José Luis Gioja no aceptaba esa salida. En cambio, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, adelantó que sus diputados iban a acompañar a Cambiemos y al Frente Renovador para apartar al ex ministro kirchnerista.

LA NACIÓN  /

EL  GOBIERNO  USARÁ  EL  TRASPIÉ  PARA  MOSTRAR  QUE  NECESITA  MÁS LEGISLADORES

En el oficialismo primó desde temprano la resignación. Desde la tarde ninguna de las espadas legislativas del oficialismo creía que podrían lograr los votos necesarios para lograr la exclusión de Julio De Vido de la Cámara de Diputados por “inhabilidad moral”.

El final anunciado no sorprendió a nadie en la Casa Rosada. Mauricio Macri ya había anticipado que la votación sería “reñida”. El resultado -cualquiera fuera, reformularon- serviría entonces, según la lógica de Cambiemos, para saber de qué lado estaba cada legislador. Sin medias tintas, las opciones se limitaban a apoyar la corrupción y a de De Vido ó en contra del diputado kirchnerista y la impunidad. “Veremos quiénes quieren que la impunidad continúe”, había lanzado el Presidente 24 horas antes, cuando no dudó en interpelar incluso al gobernador pampeano Carlos Verna.

La derrota de Cambiemos en el Congreso ya se coló en los discursos de campaña. Elisa Carrió reclamó votos para luchar contra la corrupción en el Congreso, a su manera. “Que la sociedad decida si quiere la verdad o si quiere la impunidad”, sentenció la fundadora de Cambiemos.

A fines de junio, en el hermetismo del encuentro partidario en Parque Norte, Jaime Durán Barba aleccionó a los candidatos de todo el país sobre la necesidad de que transmitan que más legisladores propios servirán para profundizar “el cambio”.

Las espadas legislativas del oficialismo rechazaron que si se hubiera votado la suspensión del ex ministro de Planificación en lugar de la exclusión, la votación hubiera sido distinta. En el Gobierno generó malestar los votos en contra de los diputados santiagueños, aliados indispensables en otras votaciones.

También rechazaron que el hecho de dar esta discusión sin la certeza de una victoria hubiera expuesto la debilidad del Gobierno. “Somos minoría: la debilidad de Cambiemos en el Congreso es pública y notoria. Necesitamos más legisladores”, reconocieron. Una de las autoridades parlamentarias del PRO señaló que la votación había que darla, en cualquier caso. “Ahora hay que anotar”, señaló. Se refería otra vez a explicitar ante la sociedad quiénes votaron en contra y “defendieron” a De Vido.

En Balcarce 50 están convencidos de que la ciudadanía quiere expulsar y castigar a De Vido. Aseguran que no es un reclamo exclusivo de los sectores medios, sino también de los bajos y que todos le facturarán a los opositores el voto “a favor” de De Vido.

En el macrismo no hay unanimidad sobre el diagnóstico de la votación. “Algunos creen que es un win-win, pero otros creemos que decepcionamos a una parte de nuestro electorado, aunque el saldo sea positivo”, afirmaba un oficialista de peso. Aseguran que los tiempos electorales y la disputa con el massismo por la renuncia a los fueros aceleraron la discusión sobre De Vido sin poder negociar a fondo con los gobernadores, mucho menos en medio de un proceso electoral.

CLARÍN  /

ENTRE LA FRAGILIDAD DEL OFICIALISMO Y EL OPORTUNISMO PERONISTA

Con las elecciones primarias en puerta, el Gobierno buscará sacar provecho electoral de la derrota de ayer y agitará que quienes apoyaron la permanencia de Julio De Vido en la Cámara de Diputados apañan la corrupción y forman parte del pasado que Cambiemos quiere superar. Pero lo cierto es que, detrás de los eslóganes de campaña, la sesión de ayer desnudó las falencias políticas que exhibe el Gobierno, que, con todo el poder de la administración, no pudo disuadir ni siquiera a los diputados que se habían distanciado del kirchnerismo y que anoche apoyaron al controvertido diputado.

Un análisis pormenorizado de la votación refleja esta fragilidad. Al oficialismo le faltaron nada menos que 20 votos para alcanzar los dos tercios de los diputados presentes en el recinto. Una brecha importante que el Gobierno, con mayor cintura política, tal vez hubiera podido achicar. De hecho, en la sesión de ayer no lo acompañaron varios diputados que se habían distanciado del kirchnerismo, como los santiagueños que responden al gobernador Gerardo Zamora, un mandatario que el Gobierno considera “amigo” y que ha recibido cuantiosos recursos nacionales durante el año y medio de la gestión de Mauricio Macri.

Un caso similar es el de los diputados enrolados en el Movimiento Evita, que conduce Emilio Pérsico y que responden a la candidatura a senador nacional de Florencio Randazzo. El año pasado le pegaron el portazo al kirchnerismo y, de hecho, apoyaron la autorización para que la Justicia pudiera allanar el domicilio del diputado De Vido. En la actualidad reciben jugosos recursos del Ministerio de Desarrollo Social y supieron acompañar varias iniciativas del Gobierno en el Congreso; ayer, sin embargo, marcaron sugestiva distancia del oficialismo y apoyaron la continuidad del ex ministro como diputado. El kirchnerismo, con 74 miembros originales, sumó 95 voluntades incólumes en defensa de De Vido. Más del tercio que se requería para frenar la expulsión. Tuvo el apoyo de diputados de izquierda y contó con el favor de varios legisladores peronistas no kirchneristas que otrora acompañaron a Cambiemos en la sanción de leyes en el Congreso. Evidentemente, la campaña electoral metió la cola y muchos legisladores opositores buscaron diferenciarse de Cambiemos; eso explicaría algunas deserciones en la votación. En el Gobierno, además, se escudan en que el ex ministro creó muchos compromisos con los gobernadores, a los que habría amenazado con supuestos “carpetazos” sobre irregularidades en las obras públicas provinciales.

Pero estos argumentos no alcanzan para justificar la diferencia de veinte votos para alcanzar los dos tercios. Además, cabe preguntarse si, ante tantas dudas sobre la posibilidad de alcanzar la mayoría agravada que exige la Constitución nacional, la expulsión por indignidad moral era la mejor estrategia para el caso de De Vido. El oficialismo se empecinó en esta alternativa drástica cuando una salida más digerible para los legisladores dudosos hubiera sido la suspensión del diputado hasta que se produzca una condena en la Justicia. El artículo 70 de la Constitución nacional habilita esta posibilidad ante la sola querella que reciba un legislador en la Justicia.

Tras el fracaso de la sesión de ayer, el Gobierno buscará mostrar el vaso medio lleno y exhibir una línea divisoria entre quienes supuestamente avalan la corrupción y quienes la combaten. Sin embargo, el debate mostró la fragilidad política del oficialismo, la cual se agudizará de manera preocupante si los resultados electorales de octubre no los acompañan.

LA NACIÓN  /

ENTRE ABRAZOS, SONRISAS Y FOTOS, EL KIRCHNERISMO CELEBRÓ CON MODERACIÓN UN RESULTADO CANTADO

Con pulgares arriba primero, los dedos en V segundos después. Julio De Vido transitó los instantes posteriores a la votación que definió su permanencia en la Cámara de Diputados con un festejo medido. El tablero electrónico confirmó lo que ya se sabía y el ex ministro suspiró aliviado, mientras sus compañeros de bloque hacían fila para saludarlo. Del otro lado del recinto, los oficialistas se retiraban resignados.

Fue el final de un día lleno de tensión, en el que De Vido estuco en el recinto sólo en momentos puntuales: en el inicio del debate, cuando tomó la palabra para defender su gestión y denunciar una persecución en su contra, y sobre el final, justo antes de la votación. El resto del tiempo lo pasó en la sala de reuniones del bloque del Frente para la Victoria, en el tercer piso de la Cámara de Diputados. Los pocos minutos que estuvo en su banca conversó animadamente con el santafecino Alejandro Ramos, ex secretario de Transporte, ubicado a su izquierda.

El primero en ir a saludarlo después de la votación fue Carlos Kunkel, que lo abrazó durante un buen rato y le habló al oído. Enseguida se sumaron Juan Pedrini y Ana María Llanos, que posaron para una foto con el ex funcionario. Les siguieron los camporistas Andrés Larroque, Juan Huss y Matías Martínez. Todos sonreían, pero se midieron en el festejo. Uno que siguió el discurso de De Vido con atención, pero no lo aplaudió ni se paró para abrazarlo, fue Máximo Kirchner. ¿Habrá querido evitar una foto?

Cuando el ex ministro entró por segunda vez al recinto cargaba una caja llena de papeles. No eran expedientes ni documentos para su descargo. Eran copias de lo que estaba a punto de decir. “No vengo a ejercer el derecho de defensa, porque no les hallo legitimidad a quienes me imputan”, dijo, para arrancar un discurso de 20 minutos, en el que muy pocas veces se apartó del texto que había terminado de fotocopiar minutos antes para repartir entre sus colegas y los periodistas. Aunque ningún diputado kirchnerista hizo una reivindicación encendida de la gestión ni de la figura del ex ministro, De Vido estuvo contenido y acompañado durante toda la sesión.

Mientras hablaba en el recinto lo aplaudieron en dos oportunidades. Primero, cuando señaló a Jaime Durán Barba como el ideólogo detrás del intento de destituirlo. Después, cuando sostuvo que “ningún argumento mentiroso” iba a poder “borrar el voto del pueblo de la provincia de Buenos Aires”. Sólo se apartó del discurso que había escrito cuando diputados de Pro lo acusaron de haberse amparado en sus fueros para evitar un allanamiento. “Cuando fue lo de los allanamientos simplemente se le hizo una aclaración al juez actuante, que en aquel momento era un juez probo y ahora es un juez K, porque les rebota toda la operación que les llevó adelante el fiscal Stornelli”, dijo, sobre Luis Rodríguez.

Algunos diputados también pasaron a verlo a la sala del tercer piso, donde siguió la sesión con un viejo televisor de tubo. En ese despacho, que Agustín Rossi y Juliana Di Tullio usaban como oficina cuando presidían el bloque kirchnerista, también almorzó y pulió su discurso con un grupo de cinco asesores. Comió algo liviano, se limitaron a contar en su entorno. De Vido padece de diabetes. Los que lo visitaron lo notaron relajado y de buen humor. Quizá porque desde el inicio de la sesión se consolidó el escenario que terminó definiendo la votación favorable al ex funcionario.

A contramano de lo que había hecho el año pasado en la votación en la que se autorizó el allanamiento de una de sus propiedades, De Vido ayer votó en contra del dictamen que recomendaba su destitución. “En defensa de la Constitución y en contra de esta persecución para disciplinar a los diputados y a todos los que no piensen como ellos”, argumentó, ante sus compañeros del bloque.

LA NACIÓN  /

LA REACCIÓN DE MARCOS PEÑA: “ES MUY VALIOSO QUE QUEDE CLARO QUIÉNES ESTÁN PROTEGIENDO A JULIO DE VIDO”

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, adelantó cuál será la reacción del oficialismo tras la votación en la Cámara de Diputados por el intento de expulsar de su banca al ex ministro Julio De Vido. “Creemos que es muy valioso que se dé la discusión y que quede claro quiénes están protegiendo a De Vido y creen que tiene que seguir en la cámara y quiénes no”, dijo Peña a canal 7 de Neuquén.

“En cualquier caso, independientemente del resultado, es sano que exista ese debate y que continúen las causas en la justicia. Recordemos que tiene creo cinco secretarios de estado que trabajaban con él que están procesados, o condenados, o presos por distintos delitos”, agregó el jefe de Gabinete en referencia al debate en la Cámara de Diputados. No fue el único medio en que dijo algo similar. Antes, el jefe de Gabinete había hablado con canal 7 de Formosa.

“Es una discusión que creemos que es sana y valiosa, que el Congreso discuta este caso, porque no es una persona cualquiera, es una persona que está vinculada a gran parte de las causas de corrupción y de críticas estructurales que ha habido a las políticas del kirchnerismo y está dentro de las facultades del Congreso poder discutir esta pertenencia o no a partir de la inhabilidad moral”, sostuvo en esa entrevista el funcionario. Peña, evaluó anoche que, pese al fracaso del oficialismo en su intento de expulsar a Julio De Vido de la Cámara de Diputados, fue “un importante avance que estemos dando este debate”.

Además, consideró que detrás de los votos negativos por la expulsión del ex ministro de Planificación “está” la ex presidenta Cristina Fernández, al señalar que “Cristina mandó a salvar a De Vido”. Sin embargo, Peña remarcó que “el kirchnerismo hoy no pudo defender la acusación. Solo hubo chicanas”.

CLARÍN  /

ACUSACIÓN DEL MASSISMO AL PRO Y PAPELÓN KIRCHNERISTA

El Frente Renovador acusó ayer a la diputada de Cambiemos Silvia Lospennato de “espiar” y hacer público en el recinto un mail interno de la bancada que comanda el tigrense Sergio Massa.
Según el massista Felipe Solá, “es gravísimo que una diputada muy allegada al presidente de la Cámara baja -Emilio Monzó- como lo es Lospennato haya dicho textualmente, casi (…) con las palabras exactas, un mail interno nuestro enviado esta mañana muy temprano a sólo cuatro diputados de nuestro espacio”. Lospennato luego aclaró que no dijo “de quién era el chat sino que mencionó que estaba circulando en las redes esa conversación”. Se sumó a la trifulca la kirchnerista Sandra Mendoza, quien realizó un papelón al comparar a la legisladora del PRO con la actriz Luisana Lopilato. “Tiene que aprender el reglamento la Luisana que no es la Luisana linda (…) Es muy grave intervenir la comunicación de los diputados”, disparó la chaqueña.

ÁMBITO  FINANCIERO  /  EL CRONISTA /  

FUERTE CRUCE ENTRE EL MACRISMO Y EL FRENTE RENOVADOR POR UN SUPUESTO MAIL DE MASSA

Una pelea para ver quién roba más cámara

A pocos minutos de iniciado el tratamiento del proyecto para expulsar a Julio De Vido del Congreso, la diputada macrista Silvia Lospennato protagonizó un duro cruce con el massismo por revelar en su discurso el contenido de un correo electrónico que el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, le había enviado en la madrugada a sus compañeros de bloque. “Somos espiados por la AFI. Esto es gravísimo porque además no tienen problema en pedir la palabra y leer el contenido de lo que dicen esos mails”, se ofendió el diputado massista Felipe Solá. Su compañera, Graciela Camaño, recordó que el presidente Mauricio Macri asumió el cargo procesado en una causa por espionaje y llamó “filibustera” a la legisladora del PRO. Lospennato trató de defenderse diciendo que no sabía si aquel texto era verdadero y que le llegó porque “estaba circulando” en las redes sociales. En ese mensaje, Massa trataba de montar una estrategia mediática para obtener rédito político de la sesión en la que sabían que no obtendrían los votos para apartar al ex ministro. “Tenemos que arrancar la sesión marcando la cancha. Planteando que son los dos la misma mierda”, les decía Massa a sus compañeros.

Con la falta de sesiones ordinarias como excusa, la diputada Camaño tomó ayer la palabra para pedir un “apartamiento del reglamento” y reclamar que se incorporen distintos proyectos a la sesión especial que Cambiemos había convocado exclusivamente con la idea de expulsar a de De Vido. La experimentada diputada peronista pidió tratar las iniciativas con las que el massismo hace campaña electoral como la derogación del aumento de dietas o la resolución que les quita los fueros.

PÁGINA 12  /

DIPUTADO HABILITÓ EL INGRESO DE FAMILIARES DE ONCE

El diputado nacional del PRO Eduardo Cáceres (San Juan) salió ayer de la sesión en la que se debatía la expulsión de Julio De Vido para facilitar el ingreso de familiares de víctimas de la tragedia ferroviaria de Once, una de las causas en la que está involucrado el ex ministro K, que ya fue elevada a juicio. María Luján Rey, madre de una de las víctimas, se acomodó en el salón de Pasos Perdidos del Congreso (que comunica a ambas cámaras) y realizó comentarios sobre la sesión desde las redes sociales.
“¿La diputada -del FpV Diana- Conti habla de teléfonos pinchados? Algo que no le preocupó cuando eran los nuestros”, señaló Rey.

ÁMBITO  FINANCIERO   /

SE COMPLICARÁ FRENTE JUDICIAL PARA DE VIDO EN PLENA CAMPAÑA

Pedidos de indagatoria se sumarán a los casos ya abiertos y rumbo a juicio oral. Cámara apunta a confirmar su procesamiento por obra pública.

El golpe de efecto que desató un vendaval político sobre Julio De Vido en el Congreso fue el fallido pedido de detención y desafuero solicitado por el fiscal Carlos Stornelli, en el marco de una causa colateral por irregularidades en la firma de convenios por la mina de Río Turbio. Su dictamen, fulminado por el juez Luis Rodríguez que no hizo lugar siquiera a la indagatoria, generó un efecto cascada sobre todos los problemas judiciales que arrastra el exministro que sumaron novedades en distintos frentes. El resultado inmediato fue la reapertura el 12 de julio de otro expediente por presuntos sobreprecios en la construcción de la Usina Río Turbio, donde el ex ministro de Planificación había sido sobreseído en dos oportunidades por el juez Claudio Bonadio, y fue reabierto por la Cámara Federal. En rigor, fue la segunda reapertura: la primera databa del 6 de octubre del año pasado.
El propio Bonadio lo excluyó de la investigación inicial por la tragedia de Once, y lo procesó recién el 10 de mayo del año pasado, como derivación del fallo condenatorio dictado por el Tribunal Oral Federal Nº2, donde expresamente exigieron medidas contra el actual diputado del Frente para la Victoria. Ese segundo tramo está en los preparativos de juicio oral y su defensa planteó -en medio ya del torbellino político- que lo juzgue un jurado popular. La jugada admite dos lecturas no incompatibles: ganar tiempo y también poner en aprietos la ausencia de reglamentación de los juicios por jurados para casos federales, una deuda con la letra de la Constitución.
De Vido registra 26 imputaciones totales (causas con impulso fiscal) de entre 80 y 100 denuncias presentadas en distintas etapas. En cinco expedientes se encuentra procesado: por el presunto direccionamiento de obra pública en Santa Cruz a favor de Lázaro Báez; por “estrago culposo y administración fraudulenta” en el marco de Once; por la compra de trenes chatarra a España y Portugal, entre 2007 y 2011, que motivó la detención del exsecretario de Transporte Ricardo Jaime; por la renegociación irregular de contratos ferroviarios, adjudicándole los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y negociaciones incompatibles con la función pública; y -recientemente- por el otorgamiento de subsidios al gasoil para empresas de colectivos, donde aún resta la indagatoria de 251 empresarios de autotransporte. En este último caso, Bonadio no aguardó esas declaraciones y apuntó a la responsabilidad de los funcionarios, además de embargar a De Vido por $1.000 millones. Once y compra de material de rezago ya fueron confirmados por la Cámara que en las próximas semanas hará lo mismo con la causa conocida como “obra pública”, en la que Cristina de Kirchner también fue procesada.
Su nombre -por ser la cabeza de Planificación- sobrevuela la trama Odebrecht, aun sin prueba alguna recolectada que apuntale una acusación formal. Malversación de caudales, incumplimiento de los deberes de funcionario, defraudación contra la administración pública y abuso de autoridad son las carátulas que más se repiten en los expedientes abiertos que tocan casos sensibles como Skanska, hasta la posibilidad de que la fiscalía a cargo de la denuncia del fiscal Alberto Nisman lo vincule y pida su imputación formal, a pesar de que no formaba parte de la maniobra originalmente denunciada.
Hasta se revirtió un sobreseimiento a su favor por haber entregado a través de un plan oficial computadoras y elementos informáticos a la Cámara Federal de Casación Penal, lo que fue denunciado como presuntas “dádivas” por uno de los integrantes de ese tribunal. Los camaristas dejaron abierta la puerta para un llamado a indagatoria también por este caso.

ÁMBITO  FINANCIERO  /   

RECHAZAN TRES OBJECIONES A MENEM, PERO CAMBIEMOS APELARÁ

La justicia riojana rechazó in limine tres impugnaciones a la candidatura del senador Carlos Menem, que busca su reelección en el Senado, y la conducción nacional de Cambiemos le dará luz verde a dos de sus dirigentes de La Rioja para que apelen el fallo ante la Cámara Nacional Electoral e intenten impedir que el ex presidente pueda ser candidato en las PASO del 13 de agosto.

La candidatura de Menem fue cuestionada por la condena a siete años de prisión por contrabando de armas a Croacia y a Ecuador, que confirmó la Cámara de Casación. El Código Nacional Electoral y la jurisprudencia prohíbe ser candidato a los ciudadanos condenados.

La demanda de los dirigentes de Cambiemos Marcela Crabbe y Paulo D’Alessandro fue rechazada ayer por el juez federal de La Rioja, Daniel Herrera Piedrabuena, quien ya había rechazado la impugnación de Leonel Acosta, precandidato de Izquierda al Frente, y otra impugnación de un vecino de La Matanza.

Según trascendió en la Casa Rosada, altos dirigentes de Cambiemos a nivel nacional y muy cercanos al presidente Mauricio Macri respaldarán y asistirán a los demandantes riojanos del oficialismo para que apelen el fallo ante la Cámara Electoral, que integran Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera. La demanda de Crabbe y D’Alessandro fue acompañada por el dirigente peronista riojano Álvaro Illanes. El abogado de todos ellos, Pedro Carreño, presentará mañana la apelación ante el tribunal electoral.

En la conducción de Cambiemos quieren mostrar una postura coherente con la decisión del oficialismo de impulsar la expulsión de la Cámara de Diputados del ex ministro de Planificación Julio De Vido. Mantienen la esperanza de que la Cámara Electoral convalide la impugnación a Menem y le impida ser candidato a senador por La Rioja. Se apoyan en un fallo del mismo tribunal de 2003, en el que excluyó a Raúl Romero Feris de la lista de candidatos a senadores del Partido Nuevo de Corrientes, por tener condenas judiciales.

También el candidato de la izquierda Acosta adelantó que apelará la sentencia del juez de La Rioja. Así, por ambas vías, la cuestión tendrá que ser resuelta por Dalla Vía y por Corcuera. En caso de que la Cámara le dé la razón a los demandantes, Menem no podría presentarse como candidato.

El juez Herrera Piedrabuena rechazó por extemporáneas las impugnaciones presentadas por la izquierda y por Cambiemos, y señaló que “el plazo para la presentación de precandidatos ante las juntas electorales partidarias venció el 24 de junio y la impugnación es del 24 de julio, un mes después”.

Tal como adelantó LA NACION la semana última, la Casa Rosada alentó a ciudadanos riojanos que presentaran la impugnación contra Menem. Sin embargo, no todos están de acuerdo El candidato a senador del oficialismo, Julio Martínez, la desalentaba para no victimizar a Menem y para no dar señales de que temen enfrentar al ex presidente.

LA NACIÓN  /

SIN NOMBRARLA, MARÍA EUGENIA VIDAL CRITICÓ A CRISTINA KIRCHNER: SOMOS COMO NOS VEN, NO NOS ESCONDEMOS

“Nosotros salimos a la calle todos los días, no solo en campaña”. Con la vista fija en la cámara, María Eugenia Vidal elogió como blanco, sin nombrarla, a Cristina de Kirchner. Fue una de las constantes del discurso de 19 minutos de la gobernadora anoche, en Lanús, en el acto que operó como arranque formal de la campaña de Cambiemos.

“Somos como nos ven, no nos escondemos. Somos así, esto no es un discurso ni una impostura” apuntó Vidal, candidata alegórica del oficialismo, y la carta principal del gobierno para ganar en la estratégica provincia de Buenos Aires. Con el estilo 360, rodeada de unas 800 personas y una primera fila de funcionarios y postulantes, Vidal repitió los mantra clásicos del macrismo en campaña: habló de “equipo”, de la idea de cambio y cerró con el “se puede”, el rezo profano de las juntadas PRO.

Lo usó, también, Esteban Bullrich, oferta PRO en el renglón que compite Cristina de Kirchner y quien preparó la entrada de Vidal al acto. Fue así: primero saludó Néstor Grindetti, alcalde de Lanús, que le pasó el micrófono a Graciela Ocaña que lo cedió al ex ministro de Educación.

Vidal siguió los discursos desde un cuarto y entró, con música para la ocasión -Tus Ojos, de Axel-, aplausos y tumulto directo para empezar su discurso. La entrada clarificó que, como le dijo Gladys González a Clarín, Vidal es la “verdadera candidata” de Cambiemos y como tal está en cada uno de los episodios oficiales: menos en las boletas la gobernadora es la figura central en spots, afichería electoral y campañismo. Anoche, en Lanús, ella presentó a sus candidatos: habló de la quíntuple paternidad del ex ministro, de la historia de ex piquetero de Flores, que con Ocaña iban al mismo local de ropa en Haedo y que con González compartieron embarazos. Tuvo elogios para Macri -“dio fondos y puso obras en la provincia”- y pidió “difundir la esperanza” en el “cambio que ya empezó y es concreto”. “Los bonaerenses tienen memoria y saben quién los quiere de verdad y quien los usa” tiró en una metralla dirigida a la ex presidente.

En el mapeo electoral de Cambiemos, el conurbano sur es zona hostil, con campiñas -como Varela, Berazategui y Matanza- donde Cristina ronda los 50 puntos de intención de voto, según dicen en Unidad Ciudadana.

CLARÍN / ÁMBITO  FINANCIERO  / LA NACIÓN / EL CRONISTA / PÁGINA 12  /

CAMBIEMOS APUNTA A CUATRO PROVINCIAS PARA SUMAR GOBERNADORES EN 2019

El camino de la campaña que construye el Gobierno hacia las PASO de agosto y hacia las generales de octubre no se detiene sólo en el legislativo 2017. Incluso cuando remarcan a diario que lo relevante es la gestión cotidiana, la presidencial de 2019 también está en la mira, ya que estará en juego revalidar el mandato de cuatro años de Mauricio Macri pero, especialmente, poder ganar gobernaciones de provincias con tradición justicialista pero en las que tienen depositadas fuertes expectativas. Las cuatro apuntadas por Cambiemos son Tucumán, La Rioja, Formosa y San Luis. Y pueden sumarse provincias de padrones más atractivos como Córdoba y Santa Fe, donde el Gobierno cree que pueden ser competitivos.
Macri empezó a dar señales de esa búsqueda ayer, cuando visitó Tucumán y presentó la fórmula de precandidatos a diputados nacionales que encabezará José Cano, el elegido para pelear por la gobernación en dos años. El dirigente radical, hasta hace dos semanas al frente del Plan Belgrano, fue quien perdió con el kirchnerista Juan Manzur en los polémicos comicios de 2015, que terminaron siendo convalidados por la Corte Suprema de Justicia. Macri ayer se metió de lleno en la interna tucumana, criticando duramente a Manzur (ver aparte).
La Rioja es otra provincia en la que Cambiemos aspira gobernar. Y en pos de esa intención será decisivo cómo le vaya a Julio Martínez en la elección que viene, en la que será cabeza de boleta para senadores nacionales y competirá mano a mano con el ex presidente Carlos Menem. También radical, el ex ministro de Defensa es la alternativa principal que tienen en el Gobierno para pelear la gobernación que hoy ostenta el justicialista Sergio Casas. La tarea no será fácil: en 2015, Casas superó a Martínez por más de 13 puntos de diferencia.
Histórico bastión peronista, Formosa también es un punto al que en Balcarce 50 le ajustan la mira. Parece un desafío muy duro de encarar, ya que Gildo Insfrán gobierna la provincia ininterrumpidamente desde 1995. Hay dos nombres para buscar dar el zarpazo: los también radicales Ricardo Buryaile y Luis Naidenoff. El primero es el ministro de Agroindustria y el segundo será precandidato a senador en estas PASO. Ambos buscan ser los elegidos para ir como candidatos en 2019.
La cuarta provincia en la que el Gobierno tiene expectativas de competir con buenas chances en dos años es San Luis. En esa búsqueda, recurrirán a un “foráneo” como Claudio Poggi, ex gobernador entre 2011 y 2015, y quien buscará destronar a sus antiguos padrinos políticos, los hermanos Rodríguez Saá.
En el Gobierno muestran más cautela, al pensar en provincias de más peso electoral como Córdoba y Santa Fe, aunque creen que pueden ser competitivos con nombres como Héctor Baldassi y Luciano Laspina, por ejemplo. Chaco, con Aída Ayala como referente de cara a la próxima elección legislativa y con buena aceptación en Resistencia, surge como otro polo a trabajar en el mediano plazo para ser competitivo en una provincia que muestra muy sólido al justicialista Domingo Peppo.

EL CRONISTA  /

RAID  DE  MACRI  RECALIENTA  CRUCES  CON  EL  PERONISMO

El Presidente profundizó diagrama de desembarcos en provincias, que incluye visitas “virtuales”, en la antesala de las PASO del 13 de agosto.

La inminencia de las PASO nacionales del 13 de agosto recalentó la campaña en las provincias peronistas, donde recrudecieron en los últimos días los cruces entre los gobernadores y el propio Mauricio Macri, con epicentro en el reparto de recursos y de obras.
Los contrapuntos más fuertes tuvieron como protagonistas al cordobés Juan Schiaretti, el tucumano Juan Manzur, el pampeano Carlos Verna y el formoseño Gildo Insfrán, aunque también brotaron críticas del riojano Sergio Casas, el chubutense Mario Das Neves y la catamarqueña Lucía Corpacci, entre otros mandatarios.
Los duelos verbales quedaron entrelazados con el raid físico y virtual que lleva adelante el Presidente sobre las provincias para apuntalar a los candidatos de Cambiemos. El calendario incluyó desembarcos el 12 de julio en Córdoba y ayer en Tucumán, a los que sumarán un fugaz paso hoy por Misiones y una visita el 4 de agosto a Corrientes, donde Gustavo Valdés buscará suceder al también radical Ricardo Colombi en los comicios a gobernador del 8 de octubre.  A ese despliegue Macri le sumó además un profuso diagrama de entrevistas con canales de televisión de distintos distritos, como Formosa, Jujuy y La Pampa.
Los cruces se enmarcan en la pretensión de los mandatarios peronistas de reclamar a la Casa Rosada un nuevo reparto de fondos, más equitativo y federal, que será potenciado en la cumbre de gobernadores del PJ que se desarrollará el 3 de agosto en tierra porteña, tal como adelantó el martes Ámbito Financiero (ver aparte). Pero además se sumaron las negociaciones en torno a la pretendida expulsión de Julio De Vido de la Cámara de Diputados.

Veamos:
En la previa de su viaje ayer a Tucumán, Macri aseguró sin medias tintas que “a partir de que arrancó la campaña” Manzur “a lo único que se ha dedicado es a agredir y a descalificar todo lo que antes elogiaba”. “Cuando vuelva a comportarse de forma respetuosa volveremos a trabajar juntos en otras iniciativas, porque mi compromiso es con los tucumanos, independientemente de lo que haga Manzur”, advirtió. Luego pisó suelo tucumano junto a José Cano, candidato a diputado por Cambiemos, aunque sin mantener un encuentro con el mandatario peronista.
Horas antes, Manzur había salido a cruzar con dureza al Presidente, vía Twitter. “Cuando después de las elecciones el Gobierno de Macri mande al Congreso nuevas leyes por más ajustes, recorte de sueldos, aumento de gas y de luz. ¿Quién le va a poner un freno?”, arengó, además de respaldar la postulación de su vicegobernador, Osvaldo Jaldo. Pese a la efervescencia y los temores iniciales, finalmente no se produjeron incidentes en la visita presidencial. Ayer, desde el PJ provincial salieron a despegarse -hablaron de “operación mediática”- de los audios que circularon el martes con supuestas arengas de punteros peronistas a organizar un corte de ruta contra Macri. Esta semana el jefe de Estado protagonizó otro duelo verbal, esta vez con Verna. Tras recibir una andanada de cuestionamientos contra la administración nacional, Macri toreó el martes al cacique pampeano al asegurar que “le gusta un poco pelear”, en el marco de una entrevista con el noticiero “Somos La Pampa” en el que respaldó la postulación de Martín Maquieyra a diputado nacional.
Ayer el gobernador recogió el guante. “Yo me arrodillo ante Dios y no ante Macri”, disparó, además de llamar a la unidad del peronismo “para evitar que este Presidente, que tiene un modelo neoliberal que llega por primera vez por lo votos y no por las botas, profundice algunas de las medidas”.  El 12 de julio en Córdoba -plaza clave para Cambiemos- Macri protagonizó además un contrapunto con Schiaretti en torno a fondos nacionales y rebajas impositivas, que luego tuvo un segundo capítulo esta semana respecto de las mediciones de pobreza del INDEC. Con ese telón de fondo, el gobernador volvió a exigir un reparto de recursos más federal.

ÁMBITO FINANCIERO-ÁMBITO NACIONAL  / LA NACIÓN / PÁGINA 12 /

EN MEDIO DE INTERNAS Y AUSENCIAS NOTABLES, LA CGT MARCHÓ POR EVITA

“Evita fue una llamarada en la historia de nuestro pueblo”, dijo el triunviro de la CGT Juan Carlos Schmid en la víspera del homenaje a Eva Duarte de Perón por el 65ª aniversario de su muerte. Ese juego de palabras, metafórico y anticipatorio, no se correlacionó con las 600.000 antorchas que peregrinaron aquel 26 de julio de 1952: ayer ese número era ostensiblemente menor, no más de 600 militantes. Más allá de la austera convocatoria, los dirigentes estaban emocionados y orgullosos con su festejo, aunque la palabra más repetida de los tres oradores fue que el acto se hizo con “humildad”.

Estaba presente toda la plana mayor de la CGT excepto el triunviro Héctor Daer que, por su carácter de diputado nacional, revistaba en el Congreso tratando la expulsión de Julio De Vido. De la vieja guardia, aquellos que el cristinismo dividió, solo estaba Hugo Moyano, quien recibió un aplauso cerrado cuando el presentador lo anunció. Hablamos también de Antonio Caló (CGT Balcarce) y Luis Barrionuevo, quienes no fueron parte. También recibieron su distinción el ex presidente Eduardo Duhalde y Fernando “Pino” Solanas, pero no despertaron aplausos.

Llamativamente los que tampoco estuvieron fueron los dirigentes de la Corriente Federal y el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA): es que esta semana se acercaron a la CGT luego de un año de guerra fría. Estos dos sectores que aglutinan a más de 80 gremios no avalaron la conducción de un triunvirato cuando fue elegido el año pasado y se abrieron de las decisiones de la Central; aunque sin irse de la CGT ya que siguen siendo gremios confederados. Lo cierto es que Sergio Palazzo, conductor de la Corriente Federal, está de gira por el interior porque va a elecciones la semana que viene. En tanto, al taxista Omar Viviani y a Sergio Sasia, líderes del MASA, tampoco se los vio.

La CGT se encamina, de acuerdo a las propias declaraciones de los dirigentes de cada uno de los sectores, a una unidad “frente a las políticas económicas del Gobierno y al avasallamiento que hay contra el movimiento obrero”, según los propios dirigentes. “Nos une el espanto”, le había dicho el martes a este diario el secretario de Comunicación de la CGT, Jorge Sola, luego de que se reencauzara la relación con el MASA.

Todo viene a cuento de que mañana viernes la CGT realizará un plenario en el que se leerá un duro comunicado contra el Gobierno; por lo que la demostración de mayor unidad fortalecerá el movimiento. A su vez, ya lo adelantó Pablo Moyano ayer que él pedirá que se convoque a un paro nacional, además de la movilización que ya está fichada para el 22 de agosto a Plaza de Mayo.

CLARÍN  / PÁGINA 12  /

COMEDOR

Cristina de Kirchner apareció ayer en un comedor infantil de Quilmes para hacer campaña por su candidatura a senadora nacional por Unidad Ciudadana. La recorrida se produjo mientras el Frente para la Victoria defendía a Julio De Vido en el recinto de la Cámara de Diputados.

ÁMBITO FINANCIERO / PÁGINA 12 /

REVÉS  A  ISHII  DEJA  SOLO  A  RANDAZZO  (MÁS  OXIGENADO)

Florencio Randazzo logró un poco más de oxígeno a su precandidatura por la vía judicial y el escenario del PJ bonaerense apunta a quedar desierto de competidores en la interna justicialista. La noticia parece un déjà vu, pero la Justicia electoral volvió a rechazar las listas de aspirantes a senadores y diputados nacionales del espacio Lealtad y Dignidad que lidera el intendente de José C. Paz, Mario Ishii. El juez electoral Juan Manuel Culotta basó su decisión en que las listas de candidatos presentadas por el espacio de Ishii tenían dos irregularidades. El jefe comunal deberá decidir si apela la decisión a la Cámara Nacional Electoral o si cumple su amenaza de retirar su fuerza de la alianza, lo que dice debilitará el armado para las PASO del ex ministro de Transporte. Sin embargo, no hay riesgo de que esto impida la participación de los postulantes randazzistas, noticia que cayó bien en el Gobierno, que observa con atención los números en las encuestas de Randazzo.
Culotta volvió a objetar a Ishii porque adujo que las listas se presentaron fuera de término y porque se basó en uno de los requisitos estipulados por la propia Junta Electoral del Frente Justicialista. Según la junta partidaria, para oficializar la lista de candidatos a diputados y senadores nacionales tenían que cumplir con la presentación de listas de candidatos municipales en al menos la mitad de las ocho secciones electorales de la provincia. Ese es el requisito que el espacio Lealtad y Dignidad tampoco cumplió según el magistrado. Las listas dadas de baja eran las que llevaban como precandidato a senador nacional al jefe de Gabinete de José C. Paz, Gustavo Yáñez, y al mediático abogado Fernando Burlando como primer precandidato a diputado nacional.
En la primera oportunidad en la que la Justicia electoral rechazó la precandidatura y despejó el camino a Randazzo, la Junta Partidaria las había objetado por presentar los avales y la aceptación de los cargos fuera de término. Esa decisión también había sido confirmada por Culotta, pero luego la Cámara Nacional Electoral lo revocó y aceptó la participación de la lista que ayer, una vez más, quedó caída.
Ante esta decisión judicial, el intendente de José C. Paz lanzó un comunicado en el que rezongó que “ante la determinación de proscribir a Mario Ishii, se presentó la disolución a nivel provincial del Frente Justicialista; de esta manera ninguna lista podrá participar a nivel provincial”. Su esperanza era complicar a Randazzo, aunque su baja no impactará en las candidaturas de su lista. “Nosotros vamos a competir porque así lo determinó la Justicia”, respondieron desde el randazzismo, al restarle dramatismo a la amenaza de Ishii. En ese sentido, argumentaron que el jefe comunal puede decidir que su espacio no integre el Frente Justicialista y bajarse de las PASO, pero eso no invalida la competencia para los otros partidos que componen ese frente electoral.

ÁMBITO FINANCIERO  / LA NACIÓN / PÁGINA 12  /

BÁEZ MANEJA DESDE LA CÁRCEL FONDOS QUE NO LE EMBARGÓ LA JUSTICIA

Preso hace quince meses y con embargos en cuatro causas judiciales que contabilizan 10.963 millones de pesos, Lázaro Báez no se resigna a perder el control de su dinero. Envió una carta documento a sus hijos pidiendo que “rindan cuenta” y despojó a Leandro del poder administración y concentró el manejo de fondos no bancarizado en Liliana Costa, su presunta novia. Intimó a su contador, Claudio Bustos a que explique qué hizo con plata de las empresas. Báez le dio poder a Costa para que maneje el dinero de la venta de materiales de una cantera de la constructora Adelmo Biancalani y el alquiler de máquinas. Son “$ 850.000 por mes y a veces llega a $ 900.000”, confirmaron a Clarín desde la firma. Además, como ya reveló Clarín, administra $ 845.000 por alquileres a nombre de Austral Construcciones, que no se bancarizan.

La presunta novia del empresario K -preso por lavado de dinero- ya maneja por mes $ 1.695.000 y la suma podría ser aún superior. ¿Cómo lo logró? sacando de la administración de bienes y dinero a los hijos de Báez y al contador Claudio Bustos.

Hace un mes y medio Lázaro Báez envió una carta documento a sus hijos con diferentes roles en el Grupo Austral: Martín, Luciana y Leandro. Les exigió una “rendición de cuenta de todo lo actuado en nombre de las empresas” y un detalle del movimiento de dinero del último período. Con la intimación, también despojó a Leandro de los poderes de administración que les había otorgado antes de caer preso en la causa conocida como la Ruta del Dinero K.

En paralelo, Báez envió una carta documento en iguales términos, a Claudio Bustos, contador de Austral Construcciones y administrador judicial de la firma Adelmo Biancalani radicada en la provincia de Chaco. Alrededor de esta empresa se detectó una nueva maniobra para manejar fondos, comandada por el socio de los Kirchner desde el Penal de Ezeiza.

Liliana Costa maneja el dinero que ingresa a Biancalani por la venta de material de la cantera que explota y por el alquiler de máquinas de Austral. “La facturación mensual es de $ 850.000 y a veces supera los $ 900.000 porque hay más gastos facturados”, confirmaron a Clarín desde la firma. Bustos denunciará a la novia de Báez como administrador judicial de la empresa y porque “sospecha que se falsificó su firma”.

El pago por la venta de los materiales de la cantera que comercializa, se hace con “cheques y los valores menores en efectivo”, informaron allegados a la empresa y explicaron que para cobrar los cheques “si no se falsificó la firma del administrador, los endosa Báez desde el Penal”. No sería la primera vez que esto ocurre.

Clarín reveló que Costa llevaba a la cárcel cheques de Austral por $ 500.000 para ser endosados por Lázaro y después los cambiaba en cuevas financieras. El dinero nunca se depositó en la cuenta de la empresa. La Justicia rastrea este dinero para determinar si se “violaron las medidas cautelares”, indicaron fuentes de la causa.

La Justicia ya sospechaba de Costa. El juez Sebastián Casanello -como contó Clarín-, pidió a la UIF que investigue el patrimonio de la abogada, para saber si se derivó allí dinero que pertenecía a la constructora que cuenta con medidas judiciales y veedores de la AFIP. El organismo antilavado dijo en un informe, que “no se detectó nada raro”.

El pedido se realizó al saber que Costa administraba $ 845.000 por mes, por los alquileres correspondientes a los 24 departamentos y 18 cocheras del edificio de Manuel Ugarte 3840, propiedad de Austral. Ahora, se suma más dinero administrado por Costa que será investigado.

CLARÍN  /

PERPETUA PARA CUATRO EX JUECES FEDERALES

Mendoza conoció la histórica sentencia contra la “pata” civil de la última dictadura militar, en el denominado “juicio a los jueces”. En la megacausa por delitos de lesa humanidad, cuatro ex magistrados federales fueron finalmente condenados a prisión perpetua por ser cómplices del sistema represor durante la dictadura.

El tribunal federal compuesto por Alejandro Waldo Piña, Juan Antonio González Macías y Raúl Alberto Fourcade condenó a cadena perpetua a los ex jueces Otilio Ireneo Roque Romano, Luis Francisco Miret Clapés, Guillermo Max Petra Recabarren y Rolando Evaristo Carrizo Elst.

También se conoció la condena contras ex militares, penitenciarios y policías. En total, fueron 28 los condenados, 12 de ellos a cadena perpetua, mientras que la mayoría recibió penas de entre tres y 20 años de cárcel.

Entre quienes hicieron uso de sus “últimas palabras” estuvo el ex titular de Inteligencia del Ejército Paulino Enrique Furió, quien expresó: “No estoy arrepentido; volvería a hacerlo”.

Tras la sentencia, en la puerta de tribunales, en la calle España de Ciudad, se reunió un centenar de personas, en su mayoría militantes de organizaciones de derechos humanos. Se esperaba la presencia de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y del premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, quienes finalmente no pudieron asistir. En la sala de debate estuvieron, además de referentes del sector, el ex juez federal Carlos Rozanski. En diálogo con la prensa, Pablo Salinas, abogado querellante por el Movimiento Ecuménico de los Derechos Humanos (MEDH), calificó este proceso de “histórico” para la provincia del oeste argentino.

Según explicaron las autoridades judiciales, los fundamentos serán dados a conocer en los próximos días. Antes de dar por cerrado el proceso, se leyeron los nombres de cada una de las personas que fueron víctimas del aparato represor. Mientras, se espera ahora que peritos de la Corte analizaran el estado de salud de los condenados.

LA NACIÓN  / CLARÍN / PÁGINA 12 / EL CRONISTA /

AGUAD RENOVÓ EL MINISTERIO, PERO RATIFICÓ A JEFES MILITARES

El Gobierno decidió ratificar en sus cargos a los máximos jefes del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, además del titular del Estado Mayor Conjunto (EMC). Continúan así en su puesto los tenientes generales Bari del Valle Sosa (EMC), Diego Suñer (EA), el almirante Marcelo Srur (ARA) y el brigadier general Enrique Amreim (FAA) que habían asumido tras la designación del saliente ministro Julio Martínez, El nuevo mandamás de la defensa, Oscar Aguad, comunicó la novedad en sendas reuniones con los responsables de cada fuerza. Los rumores de pasillo en el Edificio Libertador, sede de la cartera, daban por segura la desvinculación de los tres jefes, excepto el del EMC, teniente general Sosa, que cuenta con el apoyo del senador Federico Pinedo. Los otros, huérfanos de padrinazgo político, sólo podían exhibir trayectoria y resultados de gestión desde su designación en el arranque del gobierno de Cambiemos a la fecha.
La jefatura de Gabinete dio amplia libertad a Aguad para seleccionar y designar a los colaboradores directos en la gestión política de la defensa, potestad que parece no haberse extendido a los cargos de los uniformados. Aunque el sistema establece que es el Presidente en su rol de comandante de las Fuerzas Armadas quien dispone los cambios, la regla habitual es que lo hace orientado por el ministro. Cambiar todo el elenco militar al mismo tiempo que las autoridades del ministerio era una señal de que algo no funciona en el “equipo” de Cambiemos. Fuentes del sector dicen que la guadaña se postergó hasta fin de año, época normal de renovación de las autoridades.
Hubo algunos hechos que configuran demérito en la percepción política que se tiene de los titulares del Ejército y la Fuerza Aérea. Se trata de la exposición pública de ciertos desaguisados en el área de la Contaduría General del Ejército que son objeto de una investigación judicial, en la que la fuerza se presentó como querellante, y una observación de la Sindicatura General de la Nación que pesa sobre el jefe aéreo Amreim en relación con el contrato de adquisición de 12 aviones de entrenamiento Texan II a los Estados Unidos. Habría dispuesto el pago de cifras millonarias en dólares compensando partidas que excederían sus atribuciones. La controversia burocrática planteada por la Sigen sumada al torniquete en las cuentas fiscales dispuesto por Gustavo Lopetegui, secretario de Coordinación de Políticas Públicas, congeló la operación por los Texan. Es probable que la sangre no llegue al río, la compra de esos entrenadores fabricados por la empresa Beechcraft fue un pedido que hizo Barack Obama a Macri en la última visita del mandatario estadounidense a la Argentina.
El ministro comenzó a recibir rondas de exposición de los jefes con el doble propósito de semblantear liderazgos y absorber información directa sobre estado y necesidades de cada una de las fuerzas. Acompañó a Aguad un puñado de oyentes entre secretarios de estreno y otros colaboradores. El primer encuentro, el martes último, fue con el almirante Srur. El intercambio con el jefe naval se extendió por más de dos horas; Aguad mostró lectura previa. Bombardeó con preguntas acerca de las capacidades de la Armada para el efectivo control del Atlántico Sur. Se reveló como un ministro al día en los menesteres de ese escenario donde convergen intereses locales y multinacionales. En el plano doméstico, la cuestión ancestral irresuelta entre la Armada y la Prefectura es la disputa por espacios de jurisdicción marítima. Se sabe que el presidente Macri dijo en reuniones de seguimiento del Ministerio de Defensa que la fuerza de seguridad debería focalizarse en el ámbito de las 24 millas y cooperar con la Armada en el control del espacio marítimo de las 200.

ÁMBITO FINANCIERO  /

TRABAJADORES DE CRESTA ROJA, REINCORPORADOS

Luego de varias horas de negociación en el Ministerio de Trabajo entre la empresa y los trabajadores, ayer a la madrugada se definió la reincorporación de los 51 despedidos de Cresta Roja.

La medida se tomó en el marco de la conciliación obligatoria, que se extiende por 15 días, período en el cual deben mantenerse las reincorporaciones en la empresa. De todos modos, los trabajadores, que realizaron varios cortes en la autopista Riccheri desde que se conocieron los despidos el jueves pasado, adelantaron que se mantendrán alertas.

“Los trabajadores celebramos la medida, pero no bajamos la guardia porque no descartamos otro ataque de la patronal”, dijo a LA NACION uno de los delegados “de hecho” que ocuparon ese lugar después de disolver la comisión interna.

Según el documento firmado, ambas partes se comprometen a “garantizar la paz social” que permita “el normal desarrollo de las tareas en los establecimientos de la empresa”.

LA NACIÓN  / PÁGINA 12 /

ECONOMÍA

EL GOBIERNO ESPERA QUE ESTE AÑO SE RECUPERE EL SALARIO REAL PERDIDO DURANTE 2016

No será un año de ganancias, pero sí de recuperación. El Gobierno cree que este año el salario real de los trabajadores estará en promedio cuatro puntos por encima de la inflación, lo que implicaría un resarcimiento en 2017 del mismo porcentaje de poder adquisitivo perdido -según estimaciones oficiales- en el primer año de gobierno de Mauricio Macri.

Pero no sólo el bolsillo mostraría una recuperación. También el mercado laboral registrado total, que verificó en mayo pasado un avance mensual desestacionalizado del 0,3%, o sea, 31.600 trabajadores nuevos, revela un futuro “auspicioso”, según el Ministerio de Trabajo. Es que, pese al lento avance, y en caso de que se mantenga esa tendencia, se sumarían cerca de 380.000 puestos nuevos en doce meses, casi el doble de los entre 170.000 y 190.000 que se requieren para absorber la expansión de un 1% anual de la población económicamente activa (PEA). Más allá de las estacionalidades, tal tendencia impulsaría una mejora en la tasa de desempleo, siempre y cuando el trabajo informal no siga cayendo, tal como mostró el Indec en su informe sobre el primer trimestre de este año unas semanas atrás.

“Es bien positivo. Vemos una perspectiva muy diferente a la del año pasado”, expresó ayer José Anchorena, subsecretario de Programación Técnica y Estudios Laborales del Ministerio de Trabajo, y agregó que en mayo además se quebró la habitual estacionalidad del mes, en el que suele haber -como en abril- destrucción de empleo.

En la cartera que conduce Jorge Triaca indicaron que ya en mayo hay una brecha positiva entre salarios e inflación de 4,5 puntos a favor del ingreso. “Estimamos que para el acumulado de 2017 los salarios le ganen por cuatro puntos a la inflación”, proyectó Anchorena, sobre la base de los datos de inflación nacional y el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central, que proyecta un promedio de precios de 52 consultoras privadas.

Según los datos difundidos ayer en la reunión que ofrece la Subsecretaría de Programación Técnica y Estudios Laborales, con los 23 convenios laborales más grandes firmados, el promedio de alza salarial del año es del 22%.

De acuerdo con la evolución de los salarios del total de puestos de trabajo del sector privado, la mediana a mayo de este año es de 18.923 pesos. El salario más elevado está en el sector minero ($ 53.480), mientras que el más bajo es el de agricultura, ganadería, caza y silvicultura ($ 11.494). La variación de ese salario anual fue en mayo del 27,7%, lo que muestra un descenso con respecto a los dos últimos meses. “Se va a mantener la ganancia real, pero las dos series, las de salario y las de inflación, vienen bajando. La brecha se mantiene. Hay ya una ganancia del salario real. Es la desinflación”, dijo Anchorena.

De cuánto va a ser la inflación y de cuánto los salarios a fin de año es todavía un misterio. La suba de precios acumulada a junio llega al 11,8%, esto es, casi la base de 12% de la meta de inflación estimada para todo 2017 por el Banco Central. Para llegar al tope de la meta, un 17%, se necesita una inflación mensual desde julio hasta fines de año de 0,76%. Para los especialistas, julio será un mes más cargado que junio por las subas de naftas, prepagas, servicio doméstico y cigarrillos, sumado a las vacaciones de invierno y el dólar. Para fin de año, los economistas privados prevén un alza del 22%. Varios de los salarios de convenio, en tanto, firmaron por debajo del 22% promedio, pero muchos aún conservan la famosa cláusula gatillo.

Con respecto a los datos de empleo difundidos ayer, el sector privado registrado sumó en mayo 10.200 trabajadores (+0,2%) en la medida mensual desestacionalizada. En tanto, en el registro anual, el alza de la cantidad de trabajadores fue de 30.800 (+0,5%). Los sectores que más traccionaron volvieron a ser la construcción (+0,4%), actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (+0,4%) y hoteles y restaurantes (+0,5%), siempre en la variación mensual desestacionalizada. El primer rubro avanza gracias a la obra pública, y el segundo se mueve al ritmo de la lenta recuperación económica.

Teniendo en cuenta el trabajo registrado total, el mayor avance en la medición mensual desestacionalizada volvió a darse entre los monotributistas, que crecen fundamentalmente al mismo ritmo que caen los autónomos tras la actualización de las escalas a fin de año. El sector público sumó en mayo 9700 empleos (+0,3%), la mitad que el sector privado. La Encuesta de Indicadores Laborales de junio, en tanto, muestra un avance ese mes del 0,2% frente al mes anterior, con un fuerte impulso de la construcción.

LA NACIÓN / EL CRONISTA /

AFIP LANZÓ NUEVO PLAN PARA REGULARIZAR DEUDAS

Comienza el 1 de agosto y alcanza los pasivos generados entre el 1 de junio de 2016 y el 31 de mayo pasado. Se incluyen deudas impositivas y previsionales.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) presentó ayer el nuevo plan de pagos para deudas impositivas bautizado “Puente Fiscal”. El plan, que no llega a ser moratoria ya que no hay ni reducciones de la deuda generada ni de los intereses, alcanzará a los pasivos acumulados entre el 1 de junio de 2016 y el 31 de mayo pasado, y podrá ser cancelado en 24 cuotas y con una tasa de interés de alrededor del 23% anual. El organismo que maneja Alberto Abad apunta a las deudas generadas luego del plazo de vencimiento de la última moratoria, y que alcanzaría entre $25.000 a $30.000 millones nuevos registrados de los contribuyentes argentinos; muchos de los cuales se quejaban en los últimos tiempos por la cantidad de cuentas embargadas por la AFIP. Esta nueva deuda no había podido regularizarse a través de los Planes Permanentes de Financiación, con un plazo de entre 3 y 6 cuotas, por lo que se dispuso este nuevo programa cuyo plazo de suscripción cerrará el 31 de octubre próximo. “Los interesados tendrán 90 días para adherir a este Puente Fiscal, hasta que el primero de noviembre lancemos el nuevo plan Permanente” de Regularización Fiscal, que como los anteriores será de 3 a 6 cuotas, dijo ayer Abad al presentar el nuevo plan. Al nuevo llamado podrán ingresar quienes tengan deudas de Aportes, Retenciones y Percepciones.
También los contribuyentes morosos que se encuentren dentro de los Planes Permanentes Vigentes, con pagos en 12 cuotas. Para quienes quieran regularizar sus deuda de IVA, Contribuciones, y Monotributo, el plan será de hasta 24 cuotas.
Este “Puente Fiscal” buscará complementar “el saneamiento financiero de las empresas, les permitirá refinanciar y liberar el cupo del actual Plan Permanente”, sostuvo Abad, quien no obstante advirtió que para poder ingresar “habrá un análisis previo de la solvencia de quien pida este programa, también habrá un resguardo de deudas relevantes” para no financiar a quienes con su accionar puedan llegar a afectar las cuentas del Estado.
La AFIP también anunció que para este nuevo plan debutará el nuevo sistema de “scoring” o “perfil de riesgo” llamado SIPER; el que, según el rango de fiscalización que le aplique el organismo, tendrá cinco calificaciones que implicarán una reducción de la presión a pagar. Quienes ingresen en los primeros 60 días de entrada en vigencia del plan deberán pagar el equivalente de la tasa de Plazo Fijo del Banco Nación a 180 días, hoy en 19%, más una sobretasa de 2 puntos porcentuales en el caso de las pymes y 4 puntos más para el resto.
En tanto, los contribuyentes morosos que ingresen durante octubre a la tasa del Banco Nación se les sumará 6 puntos porcentuales en el caso de las pymes y 8 puntos para el resto.

ÁMBITO FINANCIERO  / LA NACIÓN  /

LA  ACTIVIDAD  SUBIÓ  UN  4,6%  EN  JUNIO  (POR  CAMPO  Y  CONSTRUCCIÓN)

El nivel general de actividad creció en junio un 4,6% interanual, acumulando en el primer semestre un avance del 1,9%, indicó ayer el Centro de Estudios Económicos (CEE) de la consultora Orlando Ferreres. En el segundo trimestre, el indicador creció un 4% anual, mientras que en la medición desestacionalizada registró un alza del 0,3% mensual.
La consultora destacó que en junio la actividad “siguió ofreciendo señales positivas”. “El sector agropecuario y la construcción fueron los principales impulsores del alza verificada en junio”, agregó. Sin embargo, “cabe destacar que el resultado acumulado de la actividad industrial ya se encuentra en terreno positivo tras aumentar 5,9% interanual en junio, hecho que impulsó el resultado total obtenido”, destacó el CEE. Pero advirtió que la recuperación “continúa atada a la expectativa de recomposición del salario real y a lo que suceda en el contexto internacional con los principales socios comerciales”.
El sector de la construcción creció un 11,3% por la ejecución de proyectos de infraestructura, acumulando en el año un alza del 5,7%. En tanto, la industria manufacturera subió un 5,9% interanual debido a que el sector de minerales no metálicos creció un 12,7% anual. En tanto, el sector de agricultura y ganadería (+7%) anotó su noveno mes al alza, “en línea con un récord en la cosecha de granos”, según el CEE. En el año aumentó un 7,7%. En tanto el rubro de electricidad, gas y agua cayó un 2,7%, “influenciado por una demanda de energía que continúa a la baja”, acumulando en el primer semestre una merma del 1,6%. Junto a minas y canteras (-4,2% en el primer semestre), son los únicos dos segmentos que no mostraron recuperación.

ÁMBITO FINANCIERO / CLARÍN /

LA  INDUSTRIA  CRECIÓ  UN  5%  EN  JUNIO  (SEGÚN  FIEL)

La recuperación ganó difusión hacia sectores intermedios. La dinámica podría tener una impasse en julio por la restricción de abastecimiento de gas.

La producción industrial creció en junio un 5% interanual, indicó ayer la Fundación FIEL. Respecto a mayo, la actividad cayó un 0,7% mensual, si se consideran factores estacionales, mientras que en la medición desestacionalizada avanzó un 0,4%. En el segundo trimestre, el Índice de Producción Industrial (IPI) de FIEL se expandió un 2,4%, mientras que respecto al primer trimestre, corregido por estacionalidad, un 2,2%. En el acumulado para el primer semestre, la actividad industrial creció un 0,3% interanual.
A nivel ramas de actividad, en el primer semestre la producción de minerales no metálicos (+6,2%) lideró las subas, seguido por la siderúrgica (+2,1%) y el sector de químicos y plásticos (+1,4%). A contramano, el procesamiento de petróleo (-2,8%) encabezó las pérdidas, seguido por la producción automotriz (-2,6%), insumos textiles (-2,3%), papel y celulosa (-1,7%), alimentos y bebidas (-1%), cigarrillos (-0,7%) y por la producción metalmecánica (-0,3%). En la clasificación por tipo de bienes, los de capital (+9%) continúan ubicándose en el primer puesto entre las subas, mientras que la producción de bienes de uso intermedio (+1,8%) ha comenzado a crecer. Por su parte, los bienes de consumo continúan moderando su ritmo de caídas: mientras que en el caso de los durables, la caída alcanza al 5,2%, en el de no durables acumuló un 1%.
Asimismo, FIEL destacó que “la presente fase alcanza una duración de nueve meses, acumulando un crecimiento equivalente anual del 7,3%”. No obstante, “los indicadores que complementan el análisis del estado del ciclo industrial han registrado mejoras y en el segundo trimestre la recuperación ha ganado difusión sectorial hacia sectores intermedios con una alta representación en la producción industrial”, sostuvo. “En julio, la dinámica de recuperación podría registrar una impasse a causa de la restricción en el abastecimiento de gas que experimentó la industria en el mes”, agregó.

ÁMBITO FINANCIERO  / CLARÍN /

NACIÓN  RECHAZA  PLAN  DE  PAGO  DE  SANTA  FE  POR  DEUDA  DE  $50 MIL M

El Gobierno nacional rechazó el reclamo de la provincia de Santa Fe para cobrar la deuda generada ante la retención indebida del 15 por ciento de la coparticipación federal por parte del Estado nacional, que presentó la semana pasada el gobernador Miguel Lifschitz pidiendo, además, que se actualice el monto adeudado a $50 mil M.
Ayer, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo que desde la asunción del presidente Mauricio Macri “nunca” ese distrito “recibió tantos recursos de origen nacional”. En una entrevista con radio Universidad, detalló que “Santa Fe recibía 19.000 millones de pesos en los primeros seis meses de 2015, y en los primeros seis meses de 2017 fueron transferidos desde el Gobierno nacional 36.000 millones de pesos, pasó de 19.000 a 36.000 en 18 meses de gestión”.
Además, señaló que “también reciben obras, porque no sólo reciben recursos, que esperemos que el Gobierno (provincial) los transforme en obras que le cambien la vida a la gente, que se transforme en una mejora en la calidad de la educación, en la calidad de la prestación de los servicios, sino que también desde el Gobierno nacional hacemos obras en Santa Fe como nunca se hicieron”. “Nosotros somos respetuosos de la Justicia, la que estamos pagando desde el primer día de la asunción de Mauricio es la restitución del famoso 15% de la Coparticipación, les estamos pagando a tres provincias, Santa Fe, Córdoba y San Luis”, agregó en relación con el fallo de la Corte Suprema que ordenó cesar con ese descuento.
Dijo además que al resto de las provincias se les está pagando “pero a lo largo de los próximos cuatro años” porque no hay más recursos. “No tenemos más plata, porque si no lo haríamos antes, nosotros heredamos un Estado quebrado desde el punto de vista fiscal y financiero; en la medida en que tengamos los recursos vamos a pagar todas las deudas”, concluyó.
De esta forma, el funcionario dejó claro que la Nación no tomará en cuenta la propuesta de Lifschitz, quien propuso que la Nación cancele la deuda con una transferencia de 15.000 millones de pesos en 24 cuotas mensuales, iguales y consecutivas de 625 millones, aplicando la tasa Badlar sobre el saldo, con vencimiento de la primera cuota en enero de 2018. Se completa con la emisión y entrega de títulos públicos nacionales por un monto de 34.840 millones de pesos, teniendo en cuenta que éstos deberán pertenecer a especies con alto volumen de circulación en el mercado internacional, con períodos de amortización de hasta 40 años y admitiéndose nuevas emisiones en similares condiciones financieras.

ÁMBITO FINANCIERO-ÁMBITO NACIONAL /

VOLVIÓ  A  TREPAR  EL  “BLUE”,  A  UN  RÉCORD  DE  $18,27

El mercado ya identifica los $17,50 como “un nuevo piso” de la cotización. Así, el peso cae frente al dólar a contramano de lo que sucede en el mundo.

Tras sufrir una fuerte caída el martes, el dólar retomó su tendencia alcista rápidamente y ayer repuntó diez centavos a $17,76, en medio de un proceso de dolarización de carteras que no cede ante la mayor incertidumbre política, previo a las elecciones legislativas.
El billete recibió el impulso de la divisa mayorista -que cotiza en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC)- que, por quinto día consecutivo, cerró en alza y marcó un nuevo máximo histórico, al subir dos centavos a $17,54, en una rueda con el volumen de negocios más alto en el último mes y medio: u$s633 millones (27% más que el martes). En tanto, el Banco Nación fijó su cierre vendedor de transferencia en $17,50. El “blue” subió otros 13 centavos a $18,27, su nuevo máximo histórico, de acuerdo al relevamiento de este medio en cuevas del microcentro. El “contado con liqui” bajó cinco centavos a $17,54 y el Bolsa terminó estable a $17,55. “El valor del dólar parece haber encontrado un nuevo punto de equilibrio que lo ubica por ahora en un rango en el que el valor de $17,50 tiende a transformarse en un nuevo piso de su cotización”, analizaron desde PR Corredores de Cambio. “Creemos que se mantendrá este escenario en el corto plazo con oportunidades para volver a posicionarse en pesos con una mirada de mediano plazo”, resaltó un informe de Neix. El índice Merval cerró con mínima baja del 0,1% hasta las 21.224,66 unidades. Los principales títulos públicos en dólares registraron con alzas impulsados por la suba del tipo de cambio. El Bonar 2024 ascendió 0,6% y el Bonar 2037 ganó un 0,5%.

ÁMBITO FINANCIERO  / LA NACIÓN  /

AVAL OFICIALISTA PARA QUE MACRI DESPLACE DEL BCRA A BISCAY, EL ÚLTIMO DIRECTOR K
La comisión bicameral que debatió el pedido del Presidente Mauricio Macri para desplazar del directorio del Banco Central a Pedro Biscay -el único kirchnerista, el único no nombrado por este Gobierno- emitió ayer dos dictámenes. El de la mayoría oficialista fue firmado por el senadores Federico Pinedo y los diputados Luciano Laspina y Eduardo Amadeo. Como era previsible, los tres legisladores avalaron el pedido de remoción que había solicitado el Poder Ejecutivo. El dictamen de minoría fue firmado por el senador Juan Manuel Abal Medina y el diputado Eduardo Aguilar, quienes rechazaron el desplazamiento de Biscay.
El dictamen no es vinculante, pero la conformación de la comisión está prevista en el artículo 9 de la Carta Orgánica del Banco Central, cuando el Ejecutivo decide apartar a un miembro del directorio. Biscay es el único director, junto al titular del BCRA, Federico Sturzenegger, que cuenta con acuerdo del Senado para ocupar el cargo por seis años. Biscay tenía mandato hasta setiembre de 2019.
Del lado oficialista, se argumentó que los miembros del directorio del Banco Central deben ser muy cuidadosos en sus expresiones públicas.
Y objetaron que en los artículos que hacía públicos Biscay, no hacía más que hablar de una eventual crisis, generada por las políticas monetarias que está aplicando el Banco Central desde que el Gobierno asumió, en diciembre de 2015. Justamente los artículos que Biscay publicó en los últimos meses en el diario Ambito Financiero fueron los que tomó como argumento el Presidente Macri para desplazar a Biscay.
La columna más crítica de Biscay fue publicada el 26 demayo pasado, y allí alertaba que la política de metas de inflación que se fijó el Banco Central “podría generar mayor inestabilidad financiera con efectos negativos sobre el tipo de cambio, el nivel de precios, el consumo, el empleo y los derechos de propiedad de los usiarios financieros”. Vaticinaba, ni más ni menos, una fuerte devaluación, más inflación, recesión y algo parecido al congelamiento de depósitos.
Abal Medina y Aguilar consideraron que no se encuentran fundamentos para sostener que Biscay incurre en mala conducta al emitir opinión sobre las decisiones tomadas por el BCRA. Y dejaron constancia expresa del riesgo que podría correr el Estado Nacional, al tener que enfrentar posibles acciones judiciales que el propio Biscay pudiera realizar.
En el senado se dice que la vacante que dejará libre Biscay debería ser ofrecida al peronismo no K, como parte de una negociación que podría también alcanzar a otros cargos que necesiten, o no, acuerdo parlamentario. En el oficialismo aceptan que la banca irá para el PJ.

CLARÍN /

PJ  PALADEA  IMPUESTO  AL  CHEQUE  PARA  DOMAR  DEMANDA  DE  VIDAL

En la previa al encuentro de gobernadores del PJ del 3 de agosto en tierra porteña con reclamos de fondos a Mauricio Macri, ayer desde el peronismo salieron a marcarle la cancha parlamentaria a la Casa Rosada, al advertir que exigirán el debate de un nuevo acuerdo fiscal entre provincias y Nación tras los comicios de octubre.
El planteo tuvo como voceros al mandatario chaqueño Domingo Peppo y al presidente del bloque de senadores del Frente para la Victoria, Miguel Pichetto, tras un encuentro que mantuvieron ayer en la Cámara alta.
Sin embargo, esa mega-discusión alberga varios capítulos de distinto alcance, y el de este año tiene el nombre de María Eugenia Vidal y su embestida en la Corte nacional en pos de volarle el techo de $ 650 millones al Fondo del Conurbano para recibir $300 mil millones extra. Se trata de una de las preocupaciones más apremiantes para los gobernadores justicialistas, que cuestionan la senda judicial que asumió el asunto y advierten que “explotarán las provincias” si un potencial fallo a favor de la mandataria de Cambiemos diezma las remesas de coparticipación, bajo los riesgos de la “frazada corta”.
Por eso apuran una “salida política” y una de las variantes en análisis que evalúan con mayor interés es la de proponer un nuevo esquema de coparticipación del Impuesto al Cheque -este año se espera una recaudación de unos $164 mil millones- para engrosar las transferencias a las arcas provinciales y financiar así el hueco que generaría en la torta a repartir una lluvia de fondos extra para la provincia de Buenos Aires.
“Hoy las provincias reciben sólo el 30% de la coparticipación del Impuesto al Cheque”, señaló ayer un gobernador a Ámbito Financiero, además de remarcar que evalúan proponer un volantazo en el reparto, para dejar un 40% para Nación y el resto para los distritos.
La agenda de los mandatarios peronistas incluye reclamos que en rigor son a más largo plazo, como el de una nueva ley de coparticipación -más federal- y el de una reforma impositiva que no los termine castigando (les genera incomodidad la variante de eliminar Ingresos Brutos si no tiene un correlato que les compense lo que recaudan por ese concepto). Todo ello será materia de análisis en la cumbre de gobernadores del PJ del 3 de agosto, que anticipó este diario el pasado martes.

ÁMBITO FINANCIERO-ÁMBITO NACIONAL  /

NOTAS DE OPINIÓN

UNA DERROTA PARLAMENTARIA QUE PUEDE CONVERTIRSE EN UNA VENTAJA PARA LA CAMPAÑA DE CAMBIEMOS

Por Ignacio Miri

CLARÍN    /

El oficialismo usará la votación sobre Julio De Vido para exponer la corrupción en el kirchnerismo y para pedir más votos en las elecciones.

La misma matemática que explica la derrota parlamentaria que sufrió el oficialismo por no haber logrado reunir los votos necesarios para expulsar a Julio De Vido de la Cámara de Diputados puede servir para analizar qué equipo de campaña puede sacar mayor ventaja de lo que ocurrió en el Congreso.

Desde antes de que arrancara la sesión especial para tratar el pedido de expulsión de De Vido, el Gobierno sabía que no contaba con los votos necesarios para dejar sin su banca al ex superministro de Néstor y Cristina Kirchner. Los 95 votos negativos que habían conseguido agrupar los 66 del Frente Para la Victoria con el apoyo de 29 ex kirchneristas, santiagueños, puntanos, la izquierda y el Movimiento Evita hacían imposible una victoria del oficialismo en el recinto.

Por eso, Cambiemos se dispuso a aprovechar al máximo el rédito electoral que podría darle la exhibición de sus adversarios del kirchnerismo apoyando al multiprocesado De Vido, que deberá enfrentar en breve el arranque del juicio oral más doloroso de todos, el que busca determinar las responsabilidades en la tragedia ferroviaria de Once.

El “Caso De Vido” contribuye a la campaña electoral de Cambiemos por múltiples razones. Una de ellas es que los candidatos de Unidad Ciudadana tendrán que hablar, cuando brinden entrevistas, de uno de los personajes con peor imagen de las gestiones del kirchnerismo. El nombre de De Vido no sólo se asocia con Once y con la corrupción: también es sinónimo de crisis energética, de transporte caótico y de desesperantes carencias de infraestructura.

Sin embargo, la discusión por la suerte de De Vido como diputado nacional también le sirve al oficialismo para calmar a los votantes propios que, según todas las encuestas, reclaman castigos judiciales que se correspondan con la avalancha de denuncias que tapó a los funcionarios del kirchnerismo cuando dejaron sus cargos.

CLARÍN  /

TRISTE EXHIBICIÓN DE DESHONRA Y DESPRESTIGIO

Por Joaquín Morales Solá

LA NACIÓN  /

http://www.lanacion.com.ar/2047483-triste-exhibicion-de-deshonra-y-desprestigio

JULIO DE VIDO: LA MENTIRA POR ÚNICA DEFENSA

Por Nicolás Wiñazki

CLARÍN /

El arquitecto Julio Miguel De Vido mintió por escrito en la defensa que entregó a la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación. La Comisión de Asuntos Constitucionales recibió la semana pasada un descargo del ex ministro. En ese texto, De Vido mintió.

Lo hizo de un modo llano, simple y obvio. Dejó asentado con su firma que “ninguno de los temas que me imputan se relacionan con comportamientos funcionales propios del desempeño del cargo de Ministro que ejercí desde mayo de 2003 hasta diciembre del 2015 y tratan en general, sobre el conocimiento que pude o no haber tenido o sobre la sospecha de comportamientos disfuncionales de otros funcionarios o en cuestiones relacionadas con decisiones políticas sobre temas complejos, que están lejos de haber sido completamente investigadas o aclaradas”.

La frase es así: textual.

La verdad es todo lo contrario. La realidad desmiente punto por punto al ex súperministro K.

En el párrafo anterior al citado, De Vido se defiende con la afirmación de que hasta la semana pasada, entre los argumentos expuestos para la remoción de su banca de diputado, no existían actitudes “personales” que fueran “objetables éticamente”.

El ex funcionario K se defendió redactando que todas las denuncias que le hicieron en su contra para expulsarlo del Congreso “no son sobrevivientes” a su asunción como legislador. Es decir, que no se corresponden a sus labores realizadas tras su asunción como diputado, sino que tienen que ver con investigaciones judiciales relativas a su “función anterior como Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios”.

De Vido no sólo miente: también se contradice.

Sostiene primero: que todas las denuncias en su contra tienen todo que ver con su gestión como ministro K, cuestionada por investigaciones judiciales, y no con su cargo de legislador.

Pero inmediatamente después escribe, al revés: que las causas judiciales que lo atosigan no tienen nada que ver con sus “comportamientos funcionales como ministro…”.

Las opiniones son libres, los hechos son sagrados, solía repetir el fallecido ex juez de la Corte Suprema, Carlos Fayt.

De Vido deberá enfrentar un juicio oral acusado de los delitos de “estrago doloso” y “administración fraudulenta” en la causa que ya condenó a dos de sus subalternos en la Secretaría de Transporte. Es el juicio por la masacre de la estación de Once, el choque de un tren sin frenos de la línea Sarmiento que el 22 de febrero de 2012 provocó la muerte de 52 personas y dejó físicamente heridas y lesionadas a otras 700.

De Vido está procesado en varias causas más. Todas debidas a su gestión ministerial. Está procesado en el caso de sobreprecios y de redireccionamiento a socios K de multimillonarios contratos de obra pública; en un expediente donde se lo procesó por la compra de material ferroviario que en realidad era chatarra inservible; en una instrucción federal donde quedó al borde del juicio oral por la concesión fuera de todo control de multimillonarios subsidios para el gasoil de líneas de colectivos; en otra causa más donde pasó de imputado a procesado por negociar irregularmente contratos de renovación también en líneas de ferrocarriles.

Quizás estas mentiras que redactó el arquitecto y diputado para aferrarse a banca y por lo tanto a sus fueros parlamentarios, que conllevan la inmunidad contra el arresto, sean una actitud de las que él describió como “objetables éticamente”, pero negó haber cometido nunca, jamás.

Julio Miguel De Vido es diputado nacional desde diciembre de 2015.

La ex presidenta Cristina Kirchner y su hijo Máximo le dieron el sexto lugar en la lista de candidatos a legisladores nacionales por Buenos Aires.

La disputa en el Congreso por el diputado De Vido es un ejemplo para las elecciones de octubre, también legislativas.

¿Cuántos “De Vidos” más pueden entrar en diciembre próximo al Congreso?

El arquitecto Julio Miguel De Vido tuvo un padre que dirigió una fábrica de chocolate.

Un solo hermano, Hugo, a quien le dio trabajo en su ministerio K. Cinco hijos. Dos matrimonios.

Su esposa se llama Alessandra “Lali” Minnicelli.

En junio del 2003, a solo un mes de asumir la Presidencia de la Nación, Néstor Kirchner nombró como segunda funcionaria de jerarquía en la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) a “Lali” la pareja de su amigo súper ministro. Vale decir, puso a Lali en la primera plana de un organismo nacional de control público que entre otros entes debía auditar al Ministerio de Planificación Federal de su cónyugue, el arquitecto Julio De Vido.

El caso fue denunciado por varios medios.

Años después, Minnicelli renunció a ese puesto de obvia incompatibilidad con las funciones de su cónyuge: fue el 22 de noviembre del 2007. Poco menos de un mes antes de la finalización del mandato de Néstor Kirchner.

Julio Miguel De Vido fue ministro durante las dos gestiones de Cristina Fernández como Presidenta.

Al contrario de “Lali”, él siguió al frente del llamado “Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios”.

Tuvo bajo su mando directo al Secretario de Transporte Ricardo Jaime: está preso.

También tuvo bajo su mando directo al Secretario de Obras Públicas, con quien en un programa de la televisión pública se reían y sonreían sobre la definición de “caja” en la política. Era José López: está preso.

Fue jefe del Secretario de Comercio Interior, ideólogo de la estadísticas falsas del INDEC K, entre otras políticas públicas. Hoy Guillermo Moreno debe responder por ellas ante la Justicia.

Y también tuvo bajo su potestad gubernamental la Secretaría de Energía. El funcionario que más tiempo ocupó en su gestión ese puesto fue Daniel Cameron, quien debió renunciar en julio del 2014. En diciembre del año anterior, el canal de noticias TN mostró al funcionario jugando golf mientras en ese mismo momento un sinfín de apagones eléctricos afectaba a decenas de miles de usuarios y ciudadanos en un verano sofocante.

Más allá de las causas judiciales en su contra, la perfomance de las áreas de Gobierno controladas por De Vido, quien controló presupuestos de cientos de miles de millones de pesos de fondos públicos, generaron muy pocos resultados positivos para la Nación en cuanto a infraestructura, avances en energía, el freno a la inflación, o la “planificación” de esos sectores de la economía, como mínimo. Al menos si se los analiza desde un el punto de vista de la transparencia en el manejo de fondos públicos.

Ocurrió lo contrario en todas y cada una de las áreas y entes que manejó el hoy diputado.

Por eso su presente no debe sorprender.

Vida rica en paradojas, la del arquitecto De Vido. En diciembre de 2010 se casó en segundas nupcias con Alesandra “Lali” Minniceli. La ceremonia fue en una oficina del Registro Civil en Zárate, ciudad bonaerense donde ambos contrayentes invirtieron sus ahorros de empleados públicos de toda la vida. Y así compraron una mansión en un country donde hasta entonces sólo vivían familias que gozaban de esas fortunas millonarias que se tarda varias generaciones en amasar. Ese día de felicidad para el ministro, que negaba la coexistencia de una grave crisis energética, fue para sus detractores un oscuro día de ‘Justicia’. El casamiento de De Vido en el Registro Civil se celebró a oscuras, porque la repartición pública estaba sin luz eléctrica.

Terminó su mandato como ministro y fue elegido diputado.

Hoy el Congreso sesiona para expulsarlo por “indignidad”.

Cuando asumió su banca, el arquitecto estaba imputado en varias causas: en una que lo complica a él y también a su esposa, en la que deben defenderse y demostrar que no se enriquecieron de modo ilícito en la función pública.

Desde que se instaló la polémica por los fueros de De Vido, y ahora ya palpitando su posible pero por ahora improbable expulsión como diputado, su jefa y amiga, la ex presidenta Cristina Fernández, jamás lo defendió en público.

Pero sí le ordenó a todo su bloque de diputados que se sienten en sus bancas y den la cara por el ex súper ministro.

La precandidata a senadora por Buenos Aires entraría en contradicción consigo misma si defendiera a De Vido.

En 2001, cuando Fernández de Kirchner era senadora nacional por Santa Cruz, y presidía la Comisión de Asuntos Constitucionales, argumentó que en la Cámara Alta no debía asumir Raúl Romero Feris, senador electo.

La definición de CFK que resume el principio según el cual deben dirimirse las cuestiones que afectan hoy al legislador De Vido –definición citada por la precandidata a senadora y diputada Margarita Stolbizer en los últimos días– es precisamente el concepto que hoy busca evitar que se le aplique a su amigo, siquiera en forma aproximada. Dijo Cristina en 2001: “Incorporar a un ciudadano con múltiples procesos, todos ellos con motivo del ejercicio de la función pública y ya uno de ellos con condena -si bien no está firme- agregaría un escándalo difícil de superar y heriría de muerte las posibilidades de reconciliar esta institución con la sociedad”.

En ese año, el 2001, De Vido era ministro de Gobierno de Néstor Kirchner en Santa Cruz.

CLARÍN /

PORQUÉ ES UN BUEN COMPAÑERO

Por Ricardo Roa

CLARÍN /

Julio De Vido pretendió ayer que es por su “trayectoria” que se busca expulsarlo del Congreso. Por haber acompañado a los Kirchner en un “modelo social nacional, un modelo de pensamiento y sentimiento nacional que está en las antípodas de este modelo liberal, conservador, expoliador de todas las libertades y genocida de todos los derechos de los argentinos”. Como se ve, no se guardó nada. Lo que no se ve es para qué sirve.

Tampoco se ve de qué puede servirle haber dicho que es el “blanco de un plan sistemático de marketing, escrito con precisión en muchos libros de los asesores extranjeros del presidente Macri (léase: el ecuatoriano Durán Barba), donde el enemigo tiene que ser destruido, desmoralizado, aniquilado hasta llevarlo a terminar incluso con su propia vida”. Otra vez retórica pura.

En algo De Vido tiene razón: es su trayectoria la que está cuestionada. Lamentablemente para él no es la que él dice: nadie lo acusa ni por su pertenencia al kirchnerismo ni por la militancia que se atribuye. No es necesario aclarar que esa militancia es bien distinta a la que en los años 70 llevaba ese nombre.

La trayectoria por la que ha sido denunciado y procesado se llama corrupción y corrupción con plata del Estado y a gran escala. Pingüino de la primera hora, De Vido fue pieza clave de una organización que arrancó y se entrenó en Santa Cruz y desembarcó en la Casa Rosada con el no declarado aunque evidente propósito de enriquecerse.

Oportunidades no le faltaron. Por lejos manejó más áreas que cualquier otro ministro de los Kirchner. Él mismo identificó no menos de diez: desde energía, comunicaciones y transporte hasta obras públicas, vivienda y minería. Dijo que desde 2003 administró inversiones por US$ 94.000 millones. Una inmensa caja para hacer y repartir plata. Si alguien se la dio y no por casualidad fueron los Kirchner, empezando por Néstor.

Sonó a rareza que De Vido dijera ser “responsable de todo lo que hicimos estos años”. Parecía contradecir la estrategia de culpar a otros que repite ante los jueces. Claro que al soy responsable le agregó de inmediato: “con los presidentes que me designaron (los Kirchner), con los gobernadores e intendentes que me acompañaron, con muchos de mis colegas de gabinete y con muchos de ustedes”, hablándoles a los diputados presentes. O sea: si hay algún responsable somos todos. Así cualquiera se hace responsable.

Algunos de los gobernadores aludidos llamaron a sus diputados y le pidieron: “No hay que hacerle esto a Julio”. En realidad esto que le pasa a De Vido se lo hizo él mismo y con la complicidad de varios de los que pidieron clemencia como el sanjuanino Gioja, Insfrán de Formosa y Manzur de Tucumán. Y si una presión faltaba, apareció en el recinto su ex secretario y recaudador Baratta para recordarle a algunos legisladores viejos favores.

El cristinismo denunció una confabulación del Gobierno, la Justicia y, por supuesto, los medios. Y para darle más credibilidad, le añadieron recursos de los servicios de inteligencia: el dipuespía Tailhade acusó al autor de esta columna de haber trabajado en un periódico del ERP a mediados de los 70. La obscenidad que faltaba: presentarse como víctimas de un complot para defender un guitaducto gigantesco usando los mismos métodos del Batallón 601.

La suerte de De Vido no se jugó ayer. Se está jugando en la Justicia. Y de ella depende que finalmente pague por lo que robó estos años.

CLARÍN /

SALVATAJE K, CAMPAÑA Y ERRORES PRO: EL PELIGRO DE UN DEFAULT POLÍTICO

Por Mariano Casal

ÁMBITO FINANICERO

Cristina de Kirchner celebró anoche el salvataje en Diputados del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido. Sentada entre un 25-35% de votos en Buenos Aires la ex jefa de Estado, hoy con discurso moderado y estudiado, preocupada por la pobreza y mimetizada con reglas de campaña casi macristas, se envalentona con vencer a Cambiemos y provocar un default político a Mauricio Macri. La Casa Rosada aporta lo suyo con errores propios. Veamos:
El presidente está convencido que la votación fallida de ayer servirá como un disparador para marcar dos lados de un mostrador que debe dividir a los republicanos decentes de los encubridores de corruptos. Macri lo ha repetido casi todos los días en los últimos tiempos. Ese razonamiento puede tener su justificación política, pero aunque Cambiemos no lo quiera admitir de alguna forma alimenta una imagen de debilidad política del oficialismo en el Congreso.
La ex presidente busca aterrizar en el Senado y dinamitar la mesa de negociación entre el Gobierno y el PJ “racional” que lidera el rionegrino Miguel Pichetto. En las últimas semanas, y ya con la campaña electoral iniciada, esa intención se trasladó a legisladores como José Mayans, vicejefe de esa bancada. El formoseño, que va por la reelección bajo la espalda del gobernador Gildo Insfrán -en el top tres de los peores mandatarios de las últimas décadas- no dudó en oponerse en pleno recinto a Pichetto, situación aprovechada por el ultrakirchnerismo. En Diputados, en tanto, continuará la oposición plena y con De Vido en su banca.
El Gobierno deberá impulsar, con la derrota de ayer, la mejor manera de “inocular” la victoria moral en electores que dudan aún si votarán en base a su estado financiero actual, su mediano plazo o la necesidad de no sentir los latigazos del kirchnerismo. Esas adhesiones se las pelea el Gobierno a Sergio Massa. Un detalle: meses atrás, con De Vido procesado por doquier, el diputado Pablo Tonelli quiso modificar la cuestión de los fueros y muchos de sus colegas de Cambiemos lo dejaron solo en la comisión. De repente, ese tema quedó chico y la expulsión del ex funcionario pasó a ser una cuestión “trascendental”.
Mauricio Macri dio en los últimos días dos definiciones que pasaron semi-desapercibidas. Una es que se pondrá la campaña al hombro -si es necesario, disputará con gobernadores “friendly”, como ya ocurrió en el caso de Córdoba. La segunda es que bajo ningún aspecto se permitirá comparar el ambiente electoral 2017 con el -por suerte- alejado 2001. Esas definiciones se las adelantó Macri a los radicales en el verano, cuando los invitó a cenar a Olivos y como contó Ámbito Financiero en esa ocasión -consultado por tres fuentes que participaron de ese convite-, pese a la desmentida posterior de la gobernadora María Eugenia Vidal.
En 2001 hubo un default económico que el PJ y el radicalismo lograron sortear desde el Congreso; ahora, el kirchnerismo intenta desde la antipolítica gatillar un default político, desgastar al Gobierno y evitar reformas que necesita el país para activar el crecimiento. Es decir que el lento gradualismo se convertirá en una babosa.
Bajo este panorama, los amantes de un pacto similar al de la Moncloa -por caso, el enigmático asesor sin cargo Ernesto Sanz, miembro fundacional de Cambiemos- deberán ir preparados a una negociación llena de concesiones al PJ y a los gobernadores. La cotización aumentará, pero primero los mandatarios deberán salir de la guarida en la que se escondieron por el temor del regreso de Cristina. La ex presidente no volverá al poder en 2017, sino a una banca en el Congreso.

58.471 HORAS DE BOMBARDEO PROSELITISTA, DE AQUÍ AL 13 DE AGOSTO

Por Eduardo van der Kooy

CLARÍN

Ningún encuestador notó que el amperímetro popular se haya movido después de las primeras 96 horas de spots publicitaros en radio y televisión para las PASO del 13 de agosto. Es cierto que se trata de un período breve en comparación con lo que falta. Serán en total 58.471 horas de bombardeo proselitista. Para dar un número más aterrador: 3.508.260 minutos en que los oídos y los ojos no dispondrán de tregua. La difusión alcanza a 1869 emisoras de radio AM y FM y 837 canales de televisión por aire y cable.

Aquella falta de registro tendría explicaciones. Según el consultor Hugo Haime, por lo menos la mitad de los ciudadanos consultados se muestran aún ajenos a la votación. Juan Germano, de Isonomía, añade otro argumento. Los argentinos se vinculan tarde con las primarias. Sucedió en la presidencial del 2015. Pero al final terminan votando. La asistencia en las internas marcó la última vez un 79%. Esa cifra trepó a 81% en octubre. El arranque muestra en casi todas las fuerzas –sobre todo en las principales– una lógica de campaña parecida, sin los contrastes de épocas pasadas.

El Frente de Unidad Ciudadana de Cristina Fernández se deslizó con nitidez hacia la coreografía política que supo establecer Cambiemos desde que irrumpió en política en la Ciudad. Con la impronta de Jaime Durán Barba. Importa más la visibilidad de la gente que la de los propios candidatos. Sergio Massa y Florencio Randazzo se acercan quizás a un molde tradicional. Aunque tampoco demasiado.

El viraje kirchnerista podría indicar dos cosas. La abdicación de la épica y la ideología siempre pregonada. La interpretación de que la derrota del 2015 pudo haber obedecido antes a una cuestión de marketing que a la saturación social por tantos años de ejercicio prepotente del poder y políticas erradas. Cristina ha tomado sus cuidados. Sólo alude a los padecimientos de la gente producto de la economía de Mauricio Macri. No menciona fórmulas para mejorar la situación. Las que posee son conocidas e incidieron sobre este difícil presente.

La propia ex presidenta se corrió del medio de la escena. También abandonó los sermones. Sigue de campaña bonaerense eludiendo la presencia periodística. Aunque sus pasos van dejando huellas. Los tamberos de Lincoln, donde estuvo la semana anterior, derramaron miles de litros de leche como protesta por su visita. No lo hicieron únicamente por la crisis que atraviesa esa industria que el kirchnerismo hundió. También por la falta de pavimento prometido en muchas rutas. Aquellos camiones que arrojaron leche quedaron atascados en el fango que provocaron las lluvias de los últimos días.

Fuera de aquella prudencia cristinista sobresalen algunas extravagancias. Una de ellas es la de Guillermo Moreno, candidato en la Ciudad en la interna de Unidad Ciudadana. El ex secretario de Comercio propone que para bajar el precio de la comida, cuyo aumento adjudica a Macri, se obligue a Horacio Rodríguez Larreta a bajar los impuestos porteños. Desopilante. Quizás tanto como la propuesta de “garrote, garrote, garrote” para bajar los precios que impulsa José Sanfilippo. El ex futbolista y goleador se postula por el Partido Renovador Federal. Acompaña a Miriam Quiroga, la ex secretaria de Néstor Kirchner que habló de los bolsos con dinero que habrían circulado dentro de la Casa Rosada.

Los primeros spots de Cristina tomaron como lema “El mensaje es tu voto”. En uno de ellos se lee la inscripción “Macri no quiero vivir con miedo a que me despidan”. Ese recurso tendría menos novedad que la estética elegida. Fue utilizado en 1989 por Carlos Menem en el turbulento cierre de Raúl Alfonsín. Para enfrentar la candidatura de Eduardo Angeloz. Tal vez influya ahora, como antes, la mano del publicista José Albistur.

Cambiemos continúa fortaleciendo la idea del equipo y el mensaje de avanzar “juntos”. Aunque las estrellas de los spots destinados a Buenos Aires son María Eugenia Vidal y Elisa Carrió. Un paso más atrás los candidatos. El oficialismo insiste además con la importancia de los timbreos y el contacto personal. Tal mecanismo, a juicio de los estrategas, produciría contagio.

Cambiemos, al igual que Cristina, ha tomado un recaudo. Sus imágenes trasuntan optimismo pero jamás el jolgorio con que en las presidenciales del 2015 convocaron al cambio. Nada de multicolores ni globos. La realidad no concede espacio para ese despilfarro. Massa y Margarita Stolbizer han enfocado sus dardos hasta ahora contra Macri y su gobierno. Con eje en la situación económico social. La intención primaria sería capturar los votos de los desencantados con el Presidente.

Sería su plan para crecer. Ese plan comenzó a contemplar en las últimas horas otro frente. El diputado Felipe Solá dedicó un spot a Florencio Randazzo. Con nombre y apellido. Le replicó el intendente de Bolívar, Eduardo Bucca, puntal del candidato del PJ. El massismo conjetura que de los votos que ahora cosecha el ex ministro de Interior y Transporte habría una porción que podría desplazarse a 1País. Randazzo se muestra en los spots como artífice de los nuevos documentos nacionales de identidad. Sube, anda y baja de los trenes. Nunca se olvida de la V peronista con sus dedos. Es lo que tiene para Cumplir.

CLARÍN /

PESE A LA MAYOR RECUPERACIÓN, EL MENSAJE PARA LA INDUSTRIA ES QUE LA HORA DEL ESFUERZO NO TERMINÓ

Por Hernán De Goñi

EL CRONISTA /

https://www.cronista.com/columnistas/Pese-a-la-mayor-recuperacion-el-mensaje-para-la-industria-es-que-la-hora-del-esfuerzo-no-termino-20170727-0050.html

LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN NECESITA HONESTIDAD Y RECURSOS

Por Daniel Muchnik

CLARÍN

La Justicia, en general, está en el foco de la tormenta. Para algunos especialistas forma parte del edificio que sostiene a la corrupción en la Argentina. En general, algunos de sus representantes fueron o están ligados a la delincuencia, al narcotráfico o a negocios ilegales de todo tipo y color. Esta información sube a la superficie y la opinión pública los conoce de frente y de perfil.

Sin duda que la corrupción no es sólo patrimonio de algunos jueces, los que de pronto, sin demostración alguna, aparecen habitando grandes mansiones, usando tarjetas de crédito con gastos millonarios, profusión de viajes al exterior y, por sobre todo, haciéndolo con total impunidad. Hay corrupción en las fuerzas de seguridad, en el área de salud, en las licitaciones del Estado, en las provisiones para la administración pública. Cierto periodismo no escapa a ello. Existe en el hábito cotidiano argentino pagar extras para obtener algo. Todo lo que forma parte de un país definitivamente fuera de la ley.

Pareciera que existiera una corrupción estructural. Eso requiere un control estrictísimo que en los hechos no existe. Un organismo capacitado para hacerlo, como la Auditoría General de la Nación depende, por la reforma constitucional de 1994 del Parlamento; reporta ante él. Si el Congreso no se moviliza es imposible cumplir el control en cualquier sitio o repartición.

No cumplir con la ley misma, practicar la ceguera forzada como deporte casi, buscar la prebenda, negar la realidad fue una constante en los tiempos de Cristina Fernández como Jefe de Estado. Cualquiera podía terminar encarcelado en causas que eran forzadas políticamente o deliberadamente mal encaminadas. Las sospechas van creciendo en esta etapa preelectoral donde, aparentemente, se juegan demasiadas cuestiones. La realidad ha llevado a que los titulares de los Consejos de la Magistratura de cada provincia se reunieran hace pocos días en Santiago del Estero y decidieran encarar mayores controles sobre jueces, fiscales y demás funcionarios del Poder Judicial. Es que darle valor a la norma legal requiere probidad. Una consigna elemental.

Sin embargo hay sectores en la Justicia que han advertido sobre la filtraciones y muchos obstáculos en el cumplimiento de su objetivo. Las mayores quejas van dirigidas a la desidia de algunos funcionarios del sector, el estado en el que se encuentran muchos juzgados, la ausencia de espacio para trabajar, la falta de formación o de preparación técnica en el personal, un libre albedrío preocupante en cuanto al cumplimiento de los horarios asignados a fiscales, jueces y el resto de los empleados, surgen a menudo incompatibilidades de criterio con los Ministerios del Estado Nacional o provincial. Tampoco hay incentivos para los que sí laboran o vuelcan su entusiasmo para que todo salga bien.

Además, hay escasez de elementos técnicos que traban el trabajo. El acceso al ciberespacio es mínimo o nulo. Un ejemplo: en los juzgados de Comodoro Py no hay ninguna posibilidad de tener Internet entre las 10 de la mañana y las 14 horas. Es decir no se ha puesto a punto la base tecnológica que es imprescindible para ejercer Justicia. La Justicia es otro problema serio a resolver.

CLARÍN /