“No se puede justificar de ninguna manera el clima de violencia que vivimos hacia el final de 2017, con esas imágenes del pasado que quisieron traer. Creo que los legisladores de la oposición no han estado en ninguna conspiración, pero si hay muchos que sueñan con la caída del gobierno y no se animan a expresarlo. Mientras había momentos de violencia en los alrededores del Congreso y en las calles, algunos creían que el 2001 estaba a la vuelta de la esquina. Estaba lejísimo, pero el solo hecho de pensarlo y apostar que eso es posible ya produce un retroceso enorme.”, señaló el presidente del Interbloque Cambiemos en la Cámara de Diputados, Mario Negri, en una entrevista publicada a raíz de haber sido distinguido como el diputado nacional más laborioso de 2017. ”

“Cuando se quiere debilitar a un gobierno no hace falta reunirse en una pieza para armar una conspiración. Me parece que se entusiasmaron mucho cuando se produjo la obstrucción de la sesión del jueves 14 de diciembre y entraron en tropel los legisladores, algo nunca visto, a obstruir la sesión. La idea fue obstruir, romper, impedir, porque creían que eso les puede abrir las puertas a volver”, dijo Negri a El Parlamentario, revista que realiza la encuesta que anualmente distingue a los legisladores más destacados.

“Ahora viene otra etapa, concluye 2017 con un paquete de leyes vinculadas a lo fiscal por el vencimiento de otras leyes importantes que han involucrado a la economía argentina. El vencimiento del Pacto Fiscal del año 1993, el acuerdo con las provincias, la idea de modificar el impuesto a las Ganancias, la Ley de Responsabilidad Fiscal, para que las provincias se alineen en un proyecto que recupere también al Estado, que lo convierta en más eficaz, y la reforma tributaria, con un carácter estructural que el Gobierno ha decidido impulsar, han hecho que este 2017 termine con toda intensidad y con un clima de tensión que yo no esperaba alrededor del debate de la ley de reforma previsional. Finalizamos un año que fue acelerando su actividad política institucional de la Cámara y que termina ocupando la escena política nacional frente a otras realidades que son muy fuertes”, dijo Negri.

En la entrevista, realizada en forma conjunta con el senador Miguel Pichetto, quien recibió igual distinción por el Senado, Negri remarcó: “El Pacto Fiscal con las 23 provincias era absolutamente indispensable porque está atado al paquete de leyes que se debatieron. Sería un hipócrita si no digo que muchos gobernadores no han tomado dimensión de la crisis y creían que firmar el Pacto Fiscal y no acompañar los compromisos a los que se comprometieron los liberaba para llevarse la plata. Me parece que eso habla muy mal de la política y habla de poca responsabilidad de los que firman y gobiernan. Aquí nadie quiere pagar costos y todos quieren llevarse los beneficios. En el país hay que asumir el dato de la realidad. El problema del déficit y del gasto público, ubicado, enraizado y metido fuerte en el Estado nacional, creen ellos que los libera de que nadie se les asome por la ventana a ver qué pasa en los Estados provinciales. Y la verdad que hay lugares donde se han hecho verdaderos desastres, que contribuye a esto también la necesidad de equilibrar las políticas tributarias provinciales, sacar la diferencia entre una y otra con Ingresos Brutos, por ejemplo, la distorsión de los impuestos que se aplican. Todo eso afecta la necesidad de encontrar un proyecto común. El acuerdo de sinceramiento fiscal tiene ese propósito de buscar homogeneidad tributaria y distribuir con justicia los recursos y tener un esfuerzo colectivo que permita sanear la economía y crecer de otra manera”.

Por último, al referirse al galardón recibido, Negri afirmó: “Para mí es muy significativo y un honor recibir el Premio Parlamentario. Estoy eternamente agradecido, en todo caso es un premio compartido con el bloque del radicalismo y todo el interbloque de Cambiemos, que en definitiva son los que acompañan el trabajo que uno hace en el Congreso y trata de expresar de cara a la sociedad”.