Las elecciones dispuestas por Nicolás Maduro no son más que un intento de legitimar un gobierno que no respeta los derechos humanos. No están dadas las condiciones de transparencia y justicia necesarias para celebrar un acto electoral. La negativa a la observación de organismos internacionales es una de las muchas evidencias de la voluntad de forzar los resultados.

Los diputados nacionales de Cambiemos hemos brindado apoyo al pueblo venezolano mediante los canales de la diplomacia parlamentaria. Se creó una mesa de trabajo que lleva el monitoreo permanente de la situación política y humanitaria. Esto nos permite dar visibilidad internacional a la grave situación que viene aconteciendo hace ya muchos años. El presidente Mauricio Macri manifestó en numerosas oportunidades la necesidad de condenar la violencia institucional del Gobierno de Maduro. Venezuela atraviesa una crisis humanitaria y las Américas deben dar respuestas a su pueblo.

Nota Infobae