El biodiesel es un combustible de origen vegetal, resultado de una reacción química llamada transesterificación, cuyos componentes principales son  aceite (de soja en el caso argentino) metanol y metilato de sodio.

El proceso productivo se inicia en la molienda del poroto de soja que origina un 80 % de pellets, expeller y harinas proteicas para la alimentación animal y humana. Un 18 % de la molienda deriva en la producción de aceite (para alimentación humana o producción de biocombustible) y un 2% residuos. De esta manera el aceite es un subproducto menor que se utiliza en la producción de biocombustibles, lo que da origen a biodiesel, y a la glicerina como subproducto. Esta última se utiliza en la industria química y farmacéutica, entre otros destinos.

El biodiesel se mezcla con gasoil (corte) representando un 10 % del mismo en el mercado argentino. El mencionado biocombustible tiene mejores propiedades medioambientales que el gasoil mineral.

Recientemente, Estados Unidos impuso una medida preventiva al biodiesel proveniente de la Argentina argumentando que la industria de nuestro país vende biodiesel haciendo “dumping”. El argumento se basa en que el aceite argentino (80 % del costo del biodiesel) se consigue un 27 % más barato por las retenciones a las exportaciones que gravan dicho producto. El mismo argumento fue utilizado por la Unión Europea para frenar las exportaciones de biocombustibles a ese continente en 2012. Por su parte, la OMC se pronunció en contra de este argumento siguiendo, de alguna manera, la legislación del Acuerdo General sobre los Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT por sus siglas en inglés). De acuerdo a este organismo las retenciones no son subsidios 1994 art. XI: 1. El día 7 del corriente mes la Unión Europea acató la decisión de la Organización Mundial de Comercio abriendo nuevas perspectivas para el biodiesel argentino. Sentando un precedente a favor de nuestro país, en contra de la decisión norteamericana.

Lo cierto es que las medidas adoptadas por los EEUU tendrán los siguientes impactos:

  1. Reprimerización de la producción argentina frenando una industria muy eficiente. La producción de biodiesel y glicerina se reducirá sensiblemente. Hay que destacar que el mercado interno absorbe un millón de toneladas y el mercado de exportación un millón y medio, existiendo capacidad ociosa de exportación.
  2. El biodiesel que no se exporte significará aceite no procesado que será exportado como aceite de soja en lugar de biodiesel, generando menos ingresos de divisas.

 

  1. c) Es probable que el aceite que la Argentina coloque en el mercado externo en reemplazo del biodiesel deprima los precios del aceite de producción nacional con respecto al mercado de Chicago.
  2. d) En términos de empleo las empresas exportadoras son seis en donde trabajan 200 personas en total. No es probable que haya  despidos masivos después de lo que ha sucedido con la decisión de la Unión Europea.

La Argentina debe seguir insistiendo por vía diplomática, como lo ha hecho hasta ahora, en un “acuerdo de suspensión de la medida” y a la vez ofrecer un acuerdo que posibilite introducir un cupo, tal vez inferior a lo exportado, negociado entre privados y que satisfaga a ambas partes.

Cabe destacar que el mercado interno absorbe un millón de toneladas abastecidas por 30 PyMes que no verán alterada su producción con esta medida.

Las PyMES que producen para el mercado interno (dos en nuestra provincia) no están en condiciones de absorber mayor proporción en el corte, por estar trabajando al máximo de su capacidad instalada.

Por otro lado permitir que las seis grandes exportadoras irrumpan en el mercado interno y compitan con las Pymes regionales sería generar un negativo precedente de modificación de política comercial.

No coincidimos con la propuesta de resolver el problema que implica a la industria nacional las medidas preventivas estadounidenses aumentando el nivel del corte en un momento en que se da una lucha denodada contra la inflación. El biodiesel  es un 50% más caro que el gasoil, lo que impactaría en el costo del combustible. Por otro lado la viabilidad técnica de un corte mayor no está garantizada.

Para finalizar, la Argentina debe tratar de estratificar su producción del complejo sojero (porotos, aceites, biodiesel y harinas) lo que le permite una mayor diversificación de mercados. Esto claramente es una fortaleza al momento de las negociaciones comerciales, sobre todo con China y la India, principales compradores.