“Todos pueden seguir mateniendo sus creencias y no abortar. Es una desclandestinización del tema porque hay un negocio ilegal. No se discute aborto si o no, se discute si es legal o clandestino, una mujer tiene derecho a decidir. Esta ley no va a obligar a nadie a abortar”, explicó Fabio Quetglas, a Maxi Montenegro, por A24.

“La Argentina es un país plural y si la Argentina no construye una legalidad con espacio para todos vamos a seguir con el tutelaje moral de valores religiosos que no nos representan”, dijo.

Agregó: “Ir al ver al Papa es casi un viaje turístico para los argentinos, hay muchos dirigentes que van a sacarse una foto porque creen que ese gesto contribuye el diálogo político”.