Los miembros del interbloque de Diputados de Cambiemos realizamos una vez más un llamado a la concordia y a la paz social, a la vez que nos vemos obligados a repudiar las agresiones que recibió hoy en la provincia de La Pampa el presidente Mauricio Macri.

El auto en el que se trasladaba el Jefe de Estado fue atacado con huevos y abucheado por un reducido grupo de personas, identificadas con sectores del peronismo provincial y con reclamos de comunidades originarias. Además, al finalizar un acto en Santa Rosa, y como parte de estos incidentes, uno de nuestros diputados, Daniel Kroneberger, recibió agresiones verbales de parte de algunos manifestantes.

Rechazamos este método de reclamo, la violencia no es una forma democrática de peticionar ante las autoridades. Máxime cuando el Gobierno nacional recepta día a día las preocupaciones de toda la ciudadanía, sin hacer diferencias de color político.

En la Argentina de hoy la sociedad no quiere más violencia política. Es un deber de todos los partidos dejar de alentarla y proponer soluciones pacíficas y concretas a los problemas que nos aquejan.

 

Buenos Aires, 12 de octubre de 2017