Desde el Interbloque de Diputados Nacionales de Cambiemos manifestamos nuestro más enérgico repudio contra el escrache que sufrieron el Presidente Mauricio Macri y la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, durante una recorrida por el municipio de Tigre, por parte de dirigentes sindicales de Suteba.  

Asimismo, condenamos las agresiones que recibieron el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, y el Secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, por parte de un patota sindical de ATE, durante una reunión de trabajo del programa Justicia 2020 en la ex Escuela de Mecánica de la Armada.

En la Argentina del cambio que empezamos a transitar en diciembre de 2015 no debe haber más lugar para este tipo de prácticas intimidatorias y antidemocráticas, que revisten aún mayor gravedad cuando se llevan a cabo en un espacio destinado a la búsqueda de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Existen instancias y espacios reservados para debatir posiciones y creencias, pero debe hacerse en un marco de respeto por las instituciones y sus representantes. En el Congreso de la Nación hemos demostrado que se puede trabajar para sacar a nuestro país adelante aún pensando diferente. 

Erradicar la violencia de la práctica política tiene que ser un compromiso de todos los argentinos, fundamentalmente de los dirigentes políticos y sindicales. Ante cada agresión, seguiremos trabajando para afianzar una Argentina del diálogo y el respeto por las instituciones.

 

 

Buenos Aires, 17 de junio de 2017