La diputada nacional Carla Carrizo (UCR –Cambiemos) participó de la presentación del Índice de Trasformación y Desempeño democrático de los países en desarrollo, elaborado por la Fundación Bertelsmann  y presentado por CADAL, en el marco del Foro Global 2016.

Junto a Hauke Hartaman (Director BTI) y Liliana De Riz (socióloga) analizaron los factores que explicarían por qué Argentina califica mal en las tres dimensiones de desempeño democrático. Mientras en desempeño institucional se ubica en el universo de las democracias defectuosas lejos de sus pares regionales, como Chile, Uruguay, Brasil o Costa Rica, algo peor ocurre en su desempeño económico y estatal integrando, en ambos casos, el universo de las economías con fallas funcionales y el de limitada capacidad administrativa de implementación de políticas.

En ese marco, señaló los desafíos del gobierno para que el país mejore a mediano plazo y en tal sentido abogó por “abandonar la épica nacionalista y construir nacionalidad que es garantizar en todas las provincias los mismos derechos para todos los argentinos; modernizar el funcionamiento del Poder Legislativo que hoy representa poco y mal; despartidizar los organismos de control que están creados para no controlar; asumir que la calidad de la política no se agota sólo en cómo se vota sino en cómo se representa y dar el debate pendiente sobre la educación pública que necesitamos; única herramienta que permitirá hacer menos desigual la estructura de pobreza actual, que no se solucionará con dinero sino acceso a salud, servicios y desarrollo”.