La diputada nacional Brenda Austin (UCR Cambiemos – Córdoba), organizó un encuentro con los representantes de la Asociación de Universidades Populares de Extremadura, España, en el que se analizó las experiencias de esos espacios de educación y formación. “Hay que volver a pensar en las universidades populares como herramientas que generen oportunidades y formación”, dijo la legisladora, quien anticipó la presentación de un proyecto de ley “que regule o que encuentre un puente entre lo que han sido históricamente las universidades populares en la Argentina”, dijo.

Austín recibió junto a otros legisladores radicales al presidente Asociación de Universidades Populares de Extremadura, Juan Manuel Rodríguez Tabares, al director de esa organización, José María Rodríguez Guzmán y al director del área de emprendedores de esa entidad, Juan Carlos Casco Casco. Asistieron a la reunión la Vicepresidenta de la Cámara baja, Patricia Giménez y los también diputados de la UCR, Carla Carrizo (Ciudad de Buenos Aires), Alejandra Martínez (Jujuy) y Alejandro Echegaray (Buenos Aires).

Al explicar los alcances del encuentro, Austín destacó la necesidad de “generar un espacio de diálogo, con quienes están implicados desde distintos lugares con la temática educativa con distintos roles, con distintas trayectorias de vida” y en tal sentido destacó que los miembros de la Asociación de Universidades Populares de Extremadura “tienen una enorme experiencia en el desarrollo del proyecto de las universidades populares que para nosotros es vital”.

Al adelantar la presentación del proyecto vinculado a las universidades populares, Austin dijo que se trata de una iniciativa que permita imaginar “cuáles son los desafíos que tienen los sistemas educativos hoy en la Argentina, cuáles son las debilidades en términos de la población de jóvenes que no termina la escuela secundaria o que no lo hace en término, de los altos niveles de elitización que empieza a dar cuenta la universidad argentina, donde aproximadamente el 56 % de sus estudiantes corresponden a quienes tienen mayores recursos”.

Explicó que desde ese proyecto también se propicia una mirada respecto de “la transformación del mundo del trabajo, en un contexto que va a poner en jaque a todas las economías del mundo pero puntualmente a aquellas que tienen menor niveles de desarrollo como la nuestra y las dificultades que tienen los sistemas educativos formales para adaptarse a los cambios”.

“Desde ese diagnóstico, desde esa lógica, este encuentro fue una oportunidad para volver a pensar en las universidades populares como una herramienta que genere oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida, que genere herramientas de formación para el trabajo pero que también piense en la formación integral, en el desarrollo del ser humano, de sus capacidades y de sus habilidades”, concluyó Austin.